viernes, 21 de octubre de 2016

Ignacio Ramonet

100 horas con Fidel... y no aprendió nada de él.

Los insurgentes libios merecen la ayuda de todos los demócratas. El coronel Gadafi es indefendible. La coalición internacional que lo ataca carece de credibilidad. No se construye una democracia con bombas extranjeras. Por ser en parte contradictorias, estas cuatro evidencias nutren cierto malestar, en particular en el seno de las izquierdas, con respecto a la operación Amanecer de la Odisea comenzada el pasado 19 de marzo.

La insurrección de las sociedades árabes constituye el mayor acontecimiento político internacional desde el derrumbe, en Europa, del socialismo autoritario de Estado en 1989. La caída del muro del Miedo en las autocracias árabes es el equivalente contemporáneo de la caída del muro de Berlín. Un auténtico terremoto mundial. Por producirse en el área de mayores reservas de hidrocarburos del planeta, y en el epicentro del "foco perturbador" del mundo (ese "arco de todas las crisis" que va de Pakistán al Sahara Occidental, pasando por Irán, Afganistán, Irak, Líbano, Palestina, Somalia, Sudán, Darfur y Sahel), su onda de expansión modifica toda la geopolítica internacional.

Ignacio Ramonet

Los intelectuales siguen siendo extranjeros para los obreros. Hablan un lenguaje que estos no comprenden o los dejan indiferentes. Hay que decirles cosas positivas que les interesen, hay que ocuparse de sus problemas, apoyar sus reivindicaciones y al mismo tiempo iniciarlos en la ciencia marxista 

Vladimir Ilich Ulianov, llamado Lenin

2 comentarios:

Anónimo dijo...

El caso es que muchos hablan pensando estar bien con Dios y con el Diablo o el famoso una de cal
y otra de arena, pero al final siempre meten la pata.

Pero defender el asersinato y profanacion del cadaver de Gadaffi es algo asqueroso.

En muchas ocasiones detras de estas estupideces intelectuales esta la religiosidad del sujeto.

arturo dijo...


el periodismo pogre del muy pogre Ignacio Ramonet, huele tanto a Santiago alba rico que apestan, pero cala muy bien en los círculos intelectuales ciudadanistas de Podemos&co.