lunes, 24 de octubre de 2016

Que el niño que concibió no tenga un "futuro" mantero

Ada Colau, alcaldesa de Barcelona es la demostración real y palpable de que una cosa es el gobierno y otra el poder. Un aviso para los ilusos que piensan que un gobierno "alternativo de izquierdas" no haría recortes, impulsaría leyes populares y eliminaría las de los oligarcas.



1 comentario:

Anónimo dijo...

Y todavia la cosa se puede aguantar, esperemos que se ponga un poco mas mala.

Imaginense que los adeptos de Trump a lo que aspiran es que se aumente el Free Lunch que paga el mundo
a los anglos-judios para mejorar la situacion en el pais y Hacer a America Grande Otra Vez.

Y si no lo hace Trump lo tendra que hacer la otra con mas hambre y miseria para los pueblos del mundo.

Es por eso el chantaje con el probable inicio de la tercera guerra mundial en defensa de la democracia.