miércoles, 12 de octubre de 2016

Tomen nota los internacionalistas que combaten al fascismo en Donbass

Aproximadamente a las nueve de la mañana del jueves, 6 de octubre de 2016, el brasileño Rafael Marques Lusvarghi, que entre septiembre de 2014 y octubre de 2015 sirvió como voluntario defendiendo la libertad del pueblo de Donbass, fue detenido por el Servicio de Seguridad de Ucrania (SBU) en el aeropuerto de Borispol en Kiev. Desde entonces, el SBU ha anunciado que Rafael será acusado según el Artículo 258-3 del Código Penal de Ucrania (creación de grupo u organización terrorista).

Circunstancias de la detención

Aún no está claro cómo Rafael terminó en la capital de Ucrania— el mismo Estado de cuyo brutal asalto, tácticas de terror e ilegal agresión miliar defendió a Donbass— pero parece claro que no llegó a Borispol por su propia voluntad. Varias informaciones apuntan a que el avión en el que viajaba Rafael desde Dublín a Moscú fue redirigido a Kiev, aterrizando en Borispol, donde oficiales del SBU esperaban su llegada para detenerlo.

Según otra fuente, que cita a un amigo brasileño de Rafael, oficiales del SBU, bajo identidades rusas falsas, convencieron a Rafael para que regresara a Rusia –una vez que ya había abandonado Donbass– prometiéndole un empleo en el campo de la seguridad naviera. [Según esta versión] Volaba a Moscú para discutir esa oferta. La posibilidad de que Rafael subiera a un avión consciente de que aterrizaría en Kiev es remota. Así mismo, una revisión de las rutas desde Europa hacia Moscú no muestra ninguna con parada en Kiev. Incorporar la capital ucraniana a un itinerario desde Dublín hasta Moscú requeriría por parte de un militar respetado y con experiencia una intencionalidad, un esfuerzo y una imprudencia fácilmente evitable con el simple acto de tomar una de las rutas comunes.

Al menos una de las fuentes afirma que el Reino Unido fue el responsable del cambio en el plan de vuelo del avión en el que viajaba Rafael. De confirmarse, esto pondría de manifiesto la colaboración entre el Reino Unido y el SBU, una agencia que habitualmente practica la tortura, detenciones extrajudiciales, desapariciones, asesinatos políticos y otros métodos para aterrorizar a la población y a los oponentes del régimen de Kiev y sus socios estadounidenses.

Slavyangrad.org


1 comentario:

Anónimo dijo...

Es comprensible que todo el terrotorio europeo trabaje bajo el control de algo asi como el Plan Condor
que se encargue de coordinar la represion entre todos los paises.

Y el sistema sabe no puede permitir la solidaridad, la gentew no puede unir sus luchas o se le hunde
el sistema basado en el odio y el individualismo.

Tristemente el hombre se debe dar por muerto o lo enviaran a Guantanamo para que los especialistas
en torturas le saquen todo lo que puedan antes de morir.