jueves, 3 de noviembre de 2016

El Nuevo Herald reconoce que les esperaba un infierno

¿Y cómo es eso? ¿No era EE.UU. el Paraíso de Dios en la Tierra?

Para escapar (escapar, sinónimo de salida ilegal) de Cuba, seis jóvenes aceptaron trabajar en Miami como bailarinas exóticas. Así pagarían los $20,000 que pedía un contrabandista por la larga travesía desde la isla hasta la frontera mexicana con Estados Unidos.

Pero en Miami les esperaba un infierno. Fueron encerradas, maltratadas y obligadas a prostituirse hasta que las autoridades las rescataron en septiembre.

Este sería el primer caso conocido de mujeres traídas desde Cuba para la explotación sexual que acaba en una corte federal.

Todo ocurrió entre el 2015 y el 2016, justo en medio de un éxodo de cubanos que sigue en aumento luego de que Estados Unidos anunciara un cambio de política hacia Cuba.

Según la denuncia criminal, Silvio Clark Morales, alias “Jander” o “Silvito”, de 31 años, ofrecía a las víctimas sacarlas de Cuba y conseguirles un trabajo como strippers en Miami. A cambio, las mujeres debían pagar $100 diarios hasta cubrir un total de $20,000 por el viaje. Morales les prometió que no tendrían que tener sexo con los clientes. Pero una vez en Estados Unidos, el acusado les aumentó la deuda a $55,000 y las obligó a prostituirse.

elnuevoherald.com


2 comentarios:

Sebastian dijo...

La pena es que en Cuba todavia hay ingenuos que se tragan los cantos de sirena del capitalismo, y cuando se les acerca algun listo prometiendoles comodidades y triunfo, algunos/as se lo creen.
Y luego pasa lo que pasa.

Anónimo dijo...

Eso recuerda el anuncio aquel en Radio Marti dirigido a las jovenes cubanas diciendole que si tenian buen trasero vinieran atrbajar en el cine porno a Miami Beach.

El caso es que aunque prohibida por ley la puteria es la mayor industria de Miami despues de las drogas y como negocio importante no se puede tocar y se reprimen solo las que lo hacen por hambre