miércoles, 16 de noviembre de 2016

El viejuco Mujica sigue en actitud populachera

“No me gustan los presos políticos en ninguna parte del mundo” ¿Y por qué no condenas al régimen español? 

El expresidente José Mujica expresó este lunes desde Madrid su “solidaridad” con el líder opositor venezolano Leopoldo López, que acaba de cumplir 1.000 días en prisión.

“No me gustan los presos políticos en ninguna parte del mundo”, dijo Mujica en una comparecencia en el ayuntamiento de Madrid junto a la alcaldesa Manuela Carmena, respondiendo a una pregunta de la prensa sobre “el preso político” López.

“Tengo solidaridad de preso con todos los presos políticos del mundo, cualquiera sea la causa”, añadió sin nombrar a Leopoldo López el exmandatario izquierdista uruguayo (2010-2015), que pasó más de una década en prisión por su militancia como guerrillero tupamaro. (este dato es más que dudoso según otras fuentes)

López cumple este lunes 1.000 días de presidio en la cárcel militar de Ramo Verde. El dirigente del partido Voluntad Popular purga allí una condena de casi 14 años de cárcel, acusado de incitación a la violencia durante las protestas opositoras de 2014, que dejaron 43 muertos.

resumenlatinoamericano.org

3 comentarios:

sillero3 dijo...

Pero leopoldo no es un preso político , es un terrorista . En comparación , es mucho mas terrorista que los detenidos en Alsasua . Como podemos ver continuamente , el nivel de acusación esta proporcionalmente relacionado con a quien o a quienes les chupes la berga.

Anónimo dijo...

Muchos uruguayos le dicen el payasito, muy alabado por el llamado sistema democratico por su nulidad y lo que si le gusta es el escenario mediatico.

En realidad lo unico bueno es que no ordeno matar a nadie al menos que se sepa…...….que por algo debe ser tan alabado.

Urania dijo...

Confraternizando ideología con la Carmomia. En la extensa entrevista que le hizo el saltimbamqui Évole al "indigente" Múgica ya se advertía que había gato encerrado en el personaje. Un funambulista que llevaba mucha traca humilde populista (su particular modo de vida alejado de un palacio presidencial) pero ningún trasfondo de querer cambiar las cosas de verdad. "No me dejan", decía...mientras, como Pablemos, juega a complacer a golpistas terroristas como el putrefacto Leopoldo López, el icono "revolucionario" de las clases pudientes españolas.