martes, 8 de noviembre de 2016

Ni pacíficos ni violentos: todos al mismo saco

En cambio, el régimen violento del capital sigue riéndose de los que van de "buenos" aunque den "fe de vida" de ello. Cinco años de cárcel por pinchar la rueda de un autobús durante una huelga. El castigado niega la autoría. Él es pacífico. ¡Toma ghandismo!

Ricardo Vercher es un trabajador de Metro de Barcelona. Es también sindicalista de CCOO y conocido miembro del comité de empresa.

A Vercher el 14 de noviembre de 2012 le trae malos recuerdos; por culpa de lo que pasó ese día se enfrenta a un juicio en el que el fiscal le pide cinco años de prisión más multa y accesorias. 

Cuéntenos, ¿qué pasó el 14 de noviembre de 2012?

Pues, que era un día con huelga de Metro, que coincidía también con la huelga general contra la reforma laboral del PP.

¿Y fue en aquel momento cuando pasó el incidente por el que le piden tantos años de prisión?

Al parecer, el autobús por el que me imputan la petición de pena, ya había sido detenido hacia las 12 del mediodía en Plaça Catalunya, porque no formaba parte de los servicios mínimos. Según nos dijeron cuando se comunicó al conductor que había huelga, un mando dijo que se llevaba el transporte hacia la cochera

¿Y tú que estabas haciendo en ese momento?

Yo estaba repartiendo la propaganda, y hablando con la gente y gritando consignas: lo que se hace en jornadas como aquella. Cuando llegué a Plaça Urquinaona vi que habían parado un autobús. El vehículo había protagonizado un incidente en plaça Catalunya, lo habían parado y volvió a salir, y la gente estaba un poco alterada.

¿Entonces pasaron los hechos más duros?

Allí había un grupo de cuatro o cinco personas que no eran de nuestra extensión de piquete, porque nosotros no somos ni violentos ni hemos tenido ningún problema de ese tipo. Este segundo grupo fue abucheado por la gente del piquete. Y parece que alguien de ese otro grupito pinchó una rueda del autobús. Entonces se dispersaron. Cuando vi el punzón, lo saqué y luego la tiré a un contenedor. Esto es todo lo que sucedió.

¿Qué pasó para que le acusaran de los hechos?

Pues que en unas imágenes publicadas en la versión digital de un diario de Barcelona se me podía ver con el punzón en la mano. Y he de decir que la información hecha por aquel diario era errónea, porque decía que habíamos querido romper los servicios mínimos, cuando efectivamente el autobús estaba circulando fuera de las horas que la Generalitat estableció para esos servicio.

¿Y que pasó después?

Pues que cuando había pasado tal vez un mes de la huelga general recibí una citación de los Mossos para declarar. Fui, pero me negué a decir nada porque no sabía de qué se me acusaba en concreto. Sí que declaré más tarde ante el juez.

¿Y cómo fue?

También pasó a declarar el conductor del autobús, que dijo, y consta en el sumario, que no me reconocía. Dijo que le habían increpado, pero a mí no me reconoce entre los que lo hicieron. Sin embargo, me piden tres años de prisión por coacciones. Me parece que las penas posibles van de seis meses a tres años, y me piden la máxima. También declaró un representante de la empresa que, efectivamente, dejó claro que el vehículo no estaba haciendo los servicios mínimos. Pero, el informe del fiscal dice claramente que se impidieron los servicios mínimos. Otro elemento que refuerza mi posición es que los servicios mínimos habían terminado a las 11 y los hechos ocurrieron dos horas más tarde.

¿Pero además la petición del fiscal suma dos años más a los tres de la supuesta coacción?

Sí, me piden dos años más por un delito de daños, porque el autobús tenía dos ruedas pinchadas. La empresa en una tasación afirmó que esos eran los desperfectos. Pero ocurre que las imágenes muestran sólo una rueda desinflada, la segunda rueda nadie explica cuál es. En este sentido nuestra sospecha es que la denuncia de la segunda rueda tiene como objetivo que los desperfectos superen una cantidad, que me parece que son 400 euros, y la valoración es curiosamente de 477 euros, para así justificar la petición de delito de daños.

publico.es

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Es la justicia del………. ….ese mismo fue y si no da la mismo que todos son iguales y le parten la vida.

Muchos crimenes reales se salda por esa via pra poder dar una buena noticia en los medios sobre la eficiencia del aparato represor. El caso es que si no meten preso algun infeliz ponen riesgo salario y buen retiro.

sillero3 dijo...

...Pero la infanta no hizo nada , ni puyol tampoco , blesa y demás golfos. Para robar y delinquir en este país y salir de rositas hay que llevar traje y corbata además de codearse con la chusma afin al poder . Marca Ejjpaña 100x100