viernes, 25 de noviembre de 2016

¿Pero qué ganado entra en la Benemérita?

Un ex guardia civil de permiso penitenciario estafa a varios hosteleros de la Costa da Morte.

Un exagente de la Guardia Civil ha sido denunciado por presunta estafa contra varios hosteleros de diferentes localidades de la Costa da Morte.

Los hechos se remontan al mes de agosto. El modus operandi era muy sencillo. Un individuo entraba en una cafetería o un restaurante y se dirigía al propietario o gerente del establecimiento para realizarle una oferta: colaborar en la elaboración de un calendario que, supuestamente, publicaría el instituto armado con motivo de la festividad del Día del Pilar (12 de octubre). 

Para ello, el ahora investigado ofrecía como contraprestación a sus víctimas un obsequio y la posibilidad de que sus nombres y los de su locales figurarían en esa revista. Para que eso fuera posible los afectados tendrían que adelantar entre 180 y 500 euros.

El acusado aprovecharía dos circunstancias para camelar a las víctimas. La primera es que procuraba escoger locales hosteleros de ámbito rural, y la segunda, aprovecharía su imagen y conocimiento de la zona por haber sido guardia civil en el puesto de Ponteceso hace años.Con este sencillo señuelo, el encausado se habría hecho con un botín importante, aunque difícil de cuantificar toda vez que muchos de los afectados decidieron no denunciar por vergüenza. 

Pero un hostelero de Dumbría dio un paso al frente y denunció su caso. Relató su versión de los hechos y ofreció características físicas de ese individuo a los agentes que llevaron el caso. La Guardia Civil abrió entonces una investigación. Varios comerciantes corroboraron la versión del denunciante. Son hosteleros en su mayoría de Dumbría, pero también los hay de otras localidades de la Costa da Morte.

lavozdegalicia.es

3 comentarios:

Anónimo dijo...


Eso indica que le deben subir el salario a los esbirros de fila. Esos pobres esbirros en cualquier momento deben matar o morir en la defensa de la sociedad de los ricachones y merecen disfrutar de una mayor partecita del pastel.

En el caso de los de alto rango no preocupa porque reciben comisiones y regaljtos a cambio de cerrar los ojos o mirar hacia otro lado como se dice en el argot ambientoso.

Costa Nostra dijo...

El reo quiso aprovecharse del impuesto real o "pizzo" que ciertos miembros del "orden" obtienen de comerciantes, empresarios, hosteleros, nuevos y viejos "emprendedores" da Costa Costa da Morte. Por velar por sus negocios y actividades. Por velar por la seguridad de sus negocios, que no se incendien o sufran daños. Pero sobre todo...por velar por su propia integridad física.

Anónimo dijo...

"Oiga sr. Guardia, que yo ya pagué",