miércoles, 7 de diciembre de 2016

¿Agentes al servicio del imperialismo?

En los últimos días, el consulado honorífico de Rusia en Valencia ha sido víctima de diversas concentraciones y actos de protesta llevados a cabo por el colectivo antimilitarista y por la objeción de conciencia (MOC) de esa ciudad. En palabras de los convocantes, estas manifestaciones tenían por objeto protestar "contra los bombardeos criminales de Bashar Al- Assad y Rusia a la población sitiada de Alepo Oriental". Los integrantes de este colectivo se presentaron a la entrada del consulado disfrazados de miembros de la ONG siria Cascos Blancos (White Helmets) para "devolver" los cascotes fruto de los bombardeos y desplegar una pancarta en la que se acusaba a Rusia de cometer una "masacre" contra la población de Alepo.

No es nuestra pretensión desmontar con argumentos las falacias que esgrimen los integrantes de MOC- Valencia con respecto al conflicto de Siria, ya que otros lo han hecho con anterioridad. Por el contrario, el objetivo de nuestra última investigación ha consistido en averiguar qué clase de poderes e intereses se hallan detrás del movimiento antimilitarista en España.

El origen del movimiento antimilitarista por la objeción de conciencia (MOC) tiene nombre y apellidos. Se trata de Pepe Beunza, conocido por ser el primer objetor de conciencia de la historia de España. Este activista, que participó en las protestas de mayo del 68, entró en contacto con organizaciones como Amnistía Internacional en vistas a su futuro ingreso en la cárcel por negarse a realizar el servicio militar (un hecho que se consumó en el año 1971). Junto a Martí Olivella, con el tiempo Beunza se ha convertido en un referente nacional entre los colectivos antimilitaristas que promocionan la desobediencia civil. Sobre todo en Cataluña, donde es miembro destacado del Consejo Directivo de Nova Innovació Social, una ONG financiada por la AECID y cuyo director es precisamente Martí Olivella. Beunza es también consejero asesor de NOVACT, una ONG inspirada en el colectivo serbio OTPOR/CANVAS que fue creada por Nova con el objetivo de enseñar tácticas de resistencia civil y lucha noviolenta a activistas de diferentes partes del mundo

En cuanto a MOC- Valencia, es ya de entrada sorprendente la posición que defiende con respecto al conflicto de Siria desde su página web oficial, apoyando la causa de los llamados "rebeldes moderados" e incluso saliendo en defensa de los Cascos Blancos (White Helmets), una ONG financiada por George Soros y la USAID que con el tiempo ha mostrado sus vínculos con Al-Qaeda, así como su posición más que parcial en este conflicto [5]. Un detalle a tener muy en cuenta es que el colectivo MOC Valencia, que estuvo muy activo durante las protestas del 15M, muestra desde su página web su pertenencia a a organización Internacional de Resistentes a la Guerra (IRG, o WRI por sus siglas en inglés) 

Y es justamente en la página oficial del IRG donde nos topamos con una narrativa sobre diversos conflictos internacionales que en la mayoría de los casos resulta muy difícil de justificar. Por ejemplo, destacamos su descarado apoyo a los activistas del Euromaidán en Ucrania [8], así como su compromiso con PROVEA, una ONG vinculada a la oposición venezolana que es financiada por el Open Society Institute de George Soros y la Fundación Ford.

Tal y como consta en la web del IRG, uno de sus principales representantes en España es el colectivo de Antimilitaristas.org (también conocido como Insumissia), en cuya página web se bacen patentes su incondicional apoyo a la "Primavera Árabe" (tachando de "conspiracionistas" a quienes ven en estos levantamientos una versión actualizada de las "revolucionea de colores"), sus continuos reproches hacia la intervención rusa en Siria, así como un no menos sorpendente respaldo a los activistas del Euromaidán de Ucrania.

Pero, ¿quién está detrás de estos colectivos? Es revelador comprobar que todos ellos hacen una intensa apología de la lucha noviolenta, en especial a la hora de promocionar las estrategias de resisitencia civil ideadas por el profesor Gene Sharp, a quien no pocos expertos vinculan con la CIA y cuyas recetas han servido de provecho a los intereses geoestratégicos de Estados Unidos en los últimos años.

Si nos asomamos a la sección del IRG "Cómo nos financiamos", comprobaremos que se mencionan a dos fundaciones principales: la Joseph Rowntree Charitable Trust y, sobre todo, el A. J. Memorial Institute.

Sobre la primera de ellas, podemos destacar que se trata de una fundación con sede en Reino Unido que es una de las financiadoras de la web OpenDemocracy, portal vocero de los intereses globalistas por antonomasia, y que también recibe el apoyo de entidades mundialistas como el Open Society de Soros, la Fundación Ford o la Rockefeller Foundation. Sobre la segunda fundación, con sede en Estados Unidos y que además es la patrocinadora fiscal del IRG, comprobamos que es una de las beneficiarias de la Fundación Tides, muy ligada al magnate George Soros.

¿Es el dinero de Soros y de las fundaciones comprometidas con el globalismo el factor clave que explica la peculiar posición de IRG y de sus representantes en España, los colectivos MOC Valencia y Antimilitaristas.org, con respecto a conflictos como los de Siria, Ucrania o Venezuela?

Sin duda, estas revelaciones deben servirnos para identificar a los agentes cooptados que se hallan infiltrados en el seno de movimientos que en un principio se declaran "progresistas" y antiimperialistas, ya que su posición anti OTAN o incluso a favor de la causa Palestina es un señuelo que suelen utilizar muy bien quienes actúan como fabricadores de disidencia. Y es que una de sus principales misiones al servicio del imperialismo no es otra que confundir y escindir desde dentro (y con ello debilitar) al resto de colectivos genuinamente antiimperialistas, desviando el rumbo de la narrativa que debe adoptar el movimiento mediante tácticas de contrainteligencia como la desinformación y la creación interesada de falsos dilemas.

Colectivo Utopía es un equipo de investigadores expertos en geopolítica de países como España, Rusia, Ucrania, Irlanda, Argentina e Irán, algunas de cuyos trabajos e informes han tenido repercusión y reconocimiento mediático internacional.

Soy Andréi Kononov. Desde Colectivo Utopía, seguiremos informando.

2 comentarios:

Anónimo dijo...


Ellos van creando el ambiente armagedonico en los fanaticos cristianos contra el Oso Ruso.

Primero se alegraban de que mataran musulmanes sirios y ahora ante la derrota lloran desconsolados por los muertos.

Es la santa hipocrecia religiosa.

Corvus dijo...

supongo que estos sinvergüenzas del MOC no dirán nada del bombardeo al hospital ruso que atendia civiles en Alepo,hay que hacer que la gente los detecte y entienda a que se dedica esta gente financiada por Soros.