lunes, 19 de diciembre de 2016

Bana, qué banal era...

Dicen que la "Ana Frank" de pacotilla pudo escapar de Alepo. Dicen, porque como todos saben-, y quienes no quieran saberlo, allá ellos- era una gran mentira.

Bana, la niña tuitera siria (tenía internet 24 horas y carecía de electricidad) es una cuenta creada en Gran Bretaña. Cuando se descubrió el engaño, éste quedó confirmado porque fue cerrada (la cuenta) inmediatamente.

Y lo que aún es peor: si esta niña existe tal y como nos la presentaban, fue objeto de una perversa y repugnante utilización infantil.

Lujosa casa, muebles, dormitorio completo, cortinas... un oasis en las ruinas de Alepo. Qué suerte...¿no?


2 comentarios:

Anónimo dijo...

Es la cristiandad con la historia cargada de crimenes desde su creacion por el imperio romano, matandose entre ellos o los crimenes de las conquistas, no tienen escrupulos.

Como dicen los gringos " hacemos cosas feas por razones de seguridad ", en el caso de Siria complacer a los judios se justifica.

No tienen escrupulos pero tampoco verguenza.

Sebastian dijo...

Hoy en el noticiario de TV3 la han saxado.
La evacuaban con su familia en un coche. Eso si, no dijo ni una palabra a las cámaras.
Para que no veamos que de ingles no pilla mucho.