martes, 27 de diciembre de 2016

Dos mujeres y un destino


Carmen Polo de Franco


Manuela Carmena de Madrid


Sentar a un pobre en la mesa por Navidad

1 comentario:

Anónimo dijo...

Esas son las payasadas de la democracia, son buenos cristianos una vez al año para limpiar su alma o lavar su imagen.

Lo curioos es que esa farsa se considere como todo un acontecimiento. Es igual a lo del Papa lavandole los pies a doce curas disfrazados de pordioseros.

Y todo ante las camaras para constancia historica y exhibicion a los tontos que se lo creen.