jueves, 15 de diciembre de 2016

El 33% de los niños españoles no puede renovar sus gafas

Según un reciente estudio de Unicef, uno de cada tres niños vive en riesgo de pobreza o exclusión en España, lo que supone que las familias no les pueden reponer las gafas graduadas o comprar libros de texto. La crisis económica vivida los últimos años ha dejado a muchas familias sin recursos para afrontar gastos necesarios como la compra de unas gafas, esto sumado a “el precio medio de las gafas graduadas en España se sitúa en más de 250 Euros. La principal consecuencia es que los españoles tardamos, de media, más de seis años en cambiar de gafas.”, explican desde Lord Wilmore, marca pionera de gafas graduadas española. 

Esta situación favorece que surjan alternativas como Lord Wilmore “con una distribución 100% online, podemos vender e amuchas más gentes (en toda España y Portugal) y evitamos los gastos de las tiendas físicas. De este modo ofrecemos gafas graduadas de calidad a precios asequibles”, puntualiza Emilio Capela, fundador de la compañía y añade; “además, al vender nuestros propios diseños, no tenemos que pagar los márgenes de los fabricantes de monturas y eso nos permite tener un precio medio un 60% más bajo que el de las tiendas físicas”.

Los datos de la Organización Mundial de la Salud: unos 285 millones de personas padecen discapacidad visual por diversas causas y 121 millones de personas padecen discapacidad visual derivada de errores de refracción no corregidos, no hacen más que reafirmar la postura de Lord Wilmore; que decidieron poner en marcha la iniciativa a Abre los ojos, donde por cada gafa que se compra en la web, donan una a “Soñar Despierto Barcelona” y “Anidan Kenya”. Ambas organizaciones trabajan con niños para ayudar a los más desfavorecidos. Desde la compañía explican “desde que iniciamos esta colaboración hemos donado miles de gafas y hemos financiado la operación de Nelly, una de las niñas de Anidan Kenya a la que tuvieron que trasladar a Mombasa para extraer un quiste. Esperamos seguir aportando nuestro granito de arena durante muchos años más”, explica Emilio Capela, fundador de Lord Wilmore.

Desde Lord Wilmore recomiendan que los niños acudan al oftalmólogo cada año para revisar la vista (o si notan que han podido perder visión). Y añaden “es sumamente importante que los niños lleven una correcta corrección refractiva” puesto que las consecuencias pueden ser llegar a ser irreversibles. A continuación detallan algunas:

1. Que la capacidad visual no se desarrolle bien, ya que este desarrollo continua hasta los ocho o nueve años.

2. Inducir déficit de atención al dificultar la compresión por no poder enfocar adecuadamente. Este déficit suele derivar en situaciones de fracaso escolar.

3. Alteraciones en la convergencia, estrabismos, ojo vago,…

4. Síntomas físicos como el dolor de cabeza, escozor y dolor ocular, malas posturas, posición incorrecta de la cabeza.

Lord Wilmore

1 comentario:

Anónimo dijo...


El pragamatismo del sietam dice que alguien debera limpiar pisos y retretes y la inversion de dinero en ellos es una tonteria.

Si los educa despues no quieren hacer el trabajo.