miércoles, 14 de diciembre de 2016

Nuevo ataque contra presos políticos en la prisión de Huelva

El Movimiento Pro Amnistía y Contra la Represión quiere informar sobre el ataque sufrido por varios pres@s polític@s en la cárcel de Huelva el pasado 25 de noviembre, viernes.


Ese día, a la salida al patio por la mañana (09:30 h.), un preso político vasco se dirigió al Jefe de Departamento de Aislamiento para explicarle que tenía un problema con las fechas autorizadas del vis a vis correspondiente al mes de diciembre, pues se había autorizado realizar el vis a vis en fecha diferente a la solicitada por él. Le explicó que había cursado hasta tres instancias pidiendo el cambio de fecha y que llevaba más de  10 días esperando a que se le contestara, sin que obtuviera respuesta.

Le solicitó al Jefe del Departamento de Aislamiento que llamara con carácter de urgencia al Departamento  de Comunicaciones (otras veces así se ha hecho sin ningún tipo de problema) para solventar el problema, a lo que este se negó.

El preso informó al carcelero de que en base al artículo 53 R.P. el Jefe de Departamento estaba obligado a cursar la petición, pero este nuevamente se negó. Entonces el preso político le solicitó que llamara al Jefe de Servicios. A lo largo de la mañana este preso le solicito hasta en tres ocasiones que llamara al Jefe de Servicios.

Cuando llego la hora de regresar a las celdas, esto es, a las 13:00 h, volvió a preguntar al Jefe de Departamento si iba a acudir el Jefe de Servicios, a lo que este le contesto que no le había avisado, por ello el preso le informo de que, hasta poder hablar con el Jefe de Servicios, todos los presos políticos de la galería se iban a negar  a  regresar a las celdas, esto es, que iban a realizar un plante pasivo a la entrada a celdas. 

En aquel momento se le recordó al Jefe de Departamento su obligación de gestionar las solicitudes de manera oral en base al art. 53.1 del R.P., a lo que este, de forma alterada, les respondió que “el no iba hacerle el favor de llamar al Departamento de Comunicaciones”, y que lo hacía en represalia por las quejas y denuncias que interponían los  presos políticos vascos.

Diez minutos más tarde apareció un grupo de numerosos carceleros, porra en mano y actitud totalmente amenazadora, junto con dos Jefes de Servicios y la Subdirectora de Seguridad, indicando a los presos políticos que abandonaran uno a uno la sala del patio donde se encontraban. Los presos relatan momentos de gran tensión en los que a uno a uno fueron conducidos a otras celdas que no eran las que ocupan normalmente, en aplicación del artículo 72 del Reglamento Penitenciario, donde a cada uno de ellos se le realizó un cacheo de desnudo integral.

Hay que reseñar que a varios de ellos se les ofreció la bata protocolaria para no quedar completamente desnudos,  pero que a otros kides no se les dio dicha bata. Reseñar también que en uno de los casos el preso fue esposado sin que hubiera incidente que justificara la medida, así como que a otro compañero se le amenazó, moviendo exhaustivamente la porra para que callara, ya que “el tiempo de hablar se había acabado”. Otro de los presos fue permanentemente golpeado con la palma de la mano en el pecho por parte del Jefe de Departamento  mientras procedían a su desnudo.

El resto de presos políticos vascos que se encontraban en otro patio (les sacan a patios diferentes, seis a uno y otros seis a otro), al enterarse de lo sucedido, decidieron cursar una instancia donde, por un lado, informaban que al día siguiente realizarían un chapeo como medida de protesta por lo sucedido, conllevando esta protesta la perdida de visitas por locutorios y, en dos de los casos, perdiendo los vis a vis que tenían autorizados.

Al día siguiente, sábado 26 de noviembre, cuando fueron a comunicar las compañeras destinadas en el módulo de mujeres, se enteraron de lo ocurrido el día anterior y, al momento, decidieron no realizar la comunicación por locutorios, en protesta por lo ocurrido y en solidaridad con sus compañeros. 

El Movimiento Pro Amnistía y Contra la Represión quiere mostrar, una vez más, su preocupación por la situación de tensión constante que viven l@s pres@s polític@s vascos en la cárcel de Huelva, y denunciar la impunidad de los perros del estado para tratar de doblegar la voluntad de est@s militantes. Nos corresponde a quienes estamos en la calle seguir luchando por su libertad y por la de nuestro pueblo. Jo ta ke amnistia lortu arte!

En Euskal Herria, a 13 de diciembre de 2016.

Movimiento Pro Amnistía y Contra la Represión

1 comentario:

Anónimo dijo...


Es lo normal, nadie puede esperar otra cosa en una democracia donde no puede haber disidencia.