viernes, 30 de diciembre de 2016

Tristeza "progresista"

Para los posmodernos hispanos que aún pueden viajar, lo triste y lamentable es que los camareros españoles que se encuentran por ahí, no hablen de fútbol, toros, o ambas cosas a la vez como podemos ver arriba.


1 comentario:

Anónimo dijo...


Han logrado dividir el mundo por un lado en excepcioonales y elegidos de dios y por otro razas basura para camareros y prostitutas o simplemente de mercenarios.