jueves, 15 de diciembre de 2016

Una víctima directa de las decisiones de Naciones Unidas

Las informaciones de los medios nos hablan siempre de la ayuda humanitaria a los refugiados, de la colaboración, de la acogida de los inmigrantes…

¿Por qué será que cada vez que oigo o vivo una información directa no tiene absolutamente nada que ver con estas “informaciones” que nos dan los medios?. 

El joven libio de la foto, junto a nuestra Puri, hace ya más de un año que intenta viajar a Alemania o algún país europeo para ser operado de un aneurisma cerebral con grave riesgo para su vida. Ha recorrido las embajadas en El Cairo para conseguir un visado. Este joven tiene y tenía un informe médico que especificaba su diagnóstico y la gravedad. 


Ninguna embajada le quiso ayudar y por supuesto que ni Naciones Unidas ni ninguna organización humanitaria han movido un dedo por él. 

Ayer tuvo un derrame cerebral y se encuentra en coma, el aneurisma no ha parado de sangrar y sus posibilidades de supervivencia van disminuyendo cada hora. 

Siento impotencia y rabia contra todo este entramado falso y maquiavélico que hace tanto daño a tantas personas y encima se hacen las víctimas.

No podemos olvidar que casi 3 millones de libios vivieron y aún viven desplazados de sus hogares huyendo de la muerte y no solo no les ha ayudado nadie, sino que encima Naciones Unidas presionó a los países vecinos para que no les acogieran. Los libios que se vieron obligados a huir han vivido sin patria, sin que sus hijos pudieran ir a ningún colegio y solo ayudados por otros libios con mejores posibilidades económicas.

Solo los libios han ayudado a los libios. 

Sé que a ningún responsable de esta situación le voy a quitar un minuto de su sueño al ver a este joven en coma por su culpa. Los que han provocado esta situación son responsables de la destrucción de Libia, de auténticas masacres, torturas, violaciones, robos, bombardeos indiscriminados, terrorismo…¿Por qué les va a afectar que un joven muera consecuencia de sus decisiones y actos?

Este jóven se llama Moutasse, Puri y yo le conocemos y conocemos a su familia. Cuando la OTAN empezó a bombardear Libia, este joven estudiaba en el instituto y soñaba con ir a la Universidad, sin embargo desde el 2010 ya no ha podido volver a la enseñanza. Es una buena persona, civil, al que no se le puede culpar de nada y sin embargo es otra víctima más de esta terrible agresión.

No es cierto que Europa ayuda a las víctimas de sus bombardeos.

Leonor Massanet Arbona

1 comentario:

Anónimo dijo...

De seguro el hombre era musulman.