viernes, 6 de enero de 2017

Duterte, el nuevo "demonio"

Los organismos internacionales de derechos humanos (los de EE.UU., claro está, nota de blog) califican lo que está ocurriendo en Filipinas de calamidad humanitaria, donde la policía e incluso los ciudadanos tienen carta blanca para asesinar a cualquiera que consideren un delincuente. 

Phelim Kine, subdirector de la división de Human Rights Watch (HRW) en Asia: "La situación del respeto a los derechos humanos en Filipinas es absolutamente inexistente. El presidente Duterte y su llamada guerra contra las drogas ha provocado ni más ni menos que una calamidad humanitaria".

Las violaciones de esos derechos humanos son sistemáticas y han provocado en seis meses de Gobierno de Duterte más de 6000 víctimas mortales, tal y como contabiliza este organismo humanitario, que pide a la comunidad internacional dejar de ayudar y armar a la policía filipina: “Lo primero es suspender cualquier asistencia, entrenamiento y venta de quipo a la Policía Nacional filipina”.

Kine, el representante de Human Rights Watch en la región, fue amenazado de muerte por sus informes críticos sobre la violación de los derechos humanos en Filipinas y en concreto en la ciudad donde Duterte era alcalde antes de alcanzar la presidencia del país. "Respondió a mis críticas diciendo que carecían de legalidad, que eran inaceptables y me invitó a su ciudad para ser ejecutado públicamente", llegó a afirmar.

SER (Cadena "progresista" de emisoras de radio española, nota de blog)

Más de mil personas asesinadas el año pasado por la policía en EE.UU. (sede de HRW) y ni la SER ni HRW dijeron esta boca es mía.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Esos organismo de derechos humanos nunca se han preocupado de lo que sucede en Palestina y eso que los sionistas hablan de matar arabes con el mismo desparpajo que Duterte, aunque el filipino solo mata delincuentes y no por religion.

O acaso los religiosos que no sean judios o cristianos no tienen derechos humanos como cuando las conquistas.

Anónimo dijo...

Si nos fijamos bién, en el sustracto de todo lo que sucede, late la lucha de clases. En Filipinas estuvieron décadas asesinando a comunistas, sindicalistas y opositores, sin que a los imperialistas y a sus medios de propaganda les causara inquietud. Ahora, al parecer ,sienten por los narcos (a consumidores y pequeños trapicheros, el gobierno les ofrece acojerse a los muchos programas de desintoxicación), lo que no sentían, por el pueblo.
Al lado, en Indonesía, asesinaron a 2 millones de comunistas y siguen persiguiendo a comunistas, a símbolos comunistas y a todo lo que les huela a comunista, y a los medios de propaganda del imperialismo lo ignoran, o se lo toman a coña...hijos de p...!

negritouniversal dijo...

Ese Duterte es un payaso, si de verdad quiere enfrentar ese problema debe enfrentarse a los dueños de ese negocio, no a las pobre victimas. Ha confesado ademas ser un genocida, sabemos que ha dicho algunas cosas interesantes, pero no pasa de ser un payaso o un desorientado.

Urania dijo...

¿Preparando el cambio de régimen eh? Espera...que llegan las oenejetas de Washington (Cruz Roja, Human Rights Watch, Reporteros sin vergüenza, Amnesisa Internacional...) a decir que el gobierno filipino viola derechos humanos y divinos...Duterte ha dicho que las bases USA tienen los días contados.. A partir de aquí ya saben que maquinaria se pone en marcha..

Urania dijo...

Por cierto, ya están cagándose en Washington:

RODRIGO DUTERTE: "Damos la bienvenida a nuestros amigos rusos. Pueden atracar aquí cuando quieran y con cualquier objetivo, sea para un ejercicio, para rellenar reservas o, tal vez, para protegernos", dijo Duterte.


https://mundo.sputniknews.com/asia/201701061066056435-filipinas-almirante-tributs/