martes, 24 de enero de 2017

Estrepitoso fracaso de la oposición venezolana

Bajo la consigna “Tenemos hambre, queremos votar”, decenas de opositores se han concentrado este lunes en varios puntos del este y el oeste de Caracas para participar en una marcha que busca llegar a la sede del Consejo Nacional Electoral (CNE), en el centro de la ciudad.

Sin embargo, la alianza opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) no ha podido atraer a grandes multitudes, pese a que este día coincide con una importante conmemoración para la democracia venezolana: el aniversario del derrocamiento del dictador Marcos Pérez Jiménez en 1958.

“Pedimos revocatorio y nos lo quitaron, pedimos elecciones regionales y no nos las quieren dar”, ha afirmado Zoraida Castro, una manifestante opositora.

Se trata de la primera protesta de la oposición en 2017. Estas marchas marcan el retorno a las calles de la oposición, que había suspendido actividades antigubernamentales a finales de octubre por la activación de una mesa de diálogo con el Gobierno, que se estancó debido a acusaciones mutuas sobre el incumplimiento de acuerdos.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

El hambre que tienen es del poder, pues se han ido desnutriendo desde 1998, dinero para comprar comida no le ha de faltar, a estos no les escasea nada, lastima no subir fotos de los supermercados de la alta del este de Caracas y no es que de envidia, pues no la sufro, es por la cantidad de cosas "de primera necesidad" para ellos que compran, el comun no compra champaña, en algunos momentos da la impresion que algunos del gobierno "comulgan" con esa champaña. La oposición no quiere dialogo, quiere PODER, tanto es asi que estre ellos no saben que significa dialogo y cargan un puñal al cinto cuando se ven. Como el otro lado va a dialogar con ellos? Apenas si repiten como dialogo "Maduro vete ya" y de alli no salen, no prponen nada al pueblo, ni siquiera algo tan facil para ellos como un puente que una a Margarita con Cumaná o mas facil agua abundante para sembrar en los médanos de Coro.

Anónimo dijo...


Estan desesperados porque se le agota el tiempo y los gringos dejaran de mantenerlos como mercenarios contra Venezuela y no es que todo le salga mal es que no tienen nada que ofrecer que no sea regalar el pais al extranjero a cambio de una buena vida para ellos en Miami.