jueves, 26 de enero de 2017

La Declaración de Astaná no gustó a los socios de los terroristas "moderados"

Tres puntos forman lo esencial de la Declaración Final de la Conferencia de Astaná, que fue firmada sólo por los tres patrocinadores -Rusia, Irán y Turquía- de la misma, sin las dos delegaciones, la oficial y la de los opositores armados.

La declaración llama, en primer lugar, al fortalecimiento del cese el fuego y el establecimiento de un mecanismo tripartito para su aplicación y seguimiento.

Rusia e Irán, aliados de Damasco, y Turquía, que apoya a los opositores, prometen “utilizar su influencia sobre cada parte para consolidar el alto el fuego” decretado el 30 de diciembre.

El 8 de febrero deben reunirse en Ginebra dos delegaciones sirias, la del gobierno y la oposición, para hablar sobre una solución política al conflicto.

El comunicado también habla de la necesidad de combatir a los grupos terroristas calificando como tales al Frente al Nusra y el EI.

Lo más importante es, sin duda, esto último. Y por una buena razón: es esta cláusula la que persistentemente reclamó la delegación oficial siria y de la que depende la aplicación de todas las demás. La declaración excluye a los dos grupos, incluidos en la lista de organizaciones terroristas de la ONU, del cese el fuego y de las negociaciones.

Mientras que la lucha contra el EI forma parte de un consenso entre la mayor parte de los grupos que combaten en Siria, la guerra contra el Frente al Nusra ha sido objeto tradicionalmente de un rechazo por parte de los opositores armados. La mayor parte de los grupos sirios han combatido al lado del Al Nusra en la mayor parte de regiones sirias.

Los opositores afirmaron que se disociarían del Frente al Nusra una vez que el gobierno sirio garantizara la salida de los grupos extranjeros que le apoyan, en alusión a Hezbolá y el Hezbolá al Nuyaba.

Sin embargo, esta ecuación no aparece en la Declaración Final en Astaná, lo que significa que ninguno de los patrocinadores la ha apoyado.

Tampoco aparece la exclusión de Irán, que habían pedido los representantes de los grupos armados.

En este sentido, el jefe de la delegación de los opositores, Mohammed Allush, expresó su insatisfacción por el hecho de que la Declaración Final ignore “el papel militar de Irán”.

Agencias

1 comentario:

Anónimo dijo...

El caso es que no se respetara por occidente e Israel atenidos a sus bombas atomicas, es simple chantaje politico.

Luego que pasen las payasadas democraticas en Washington Trump debe ra reenviar sus cruzados a matar en medio oriente o lo matan los judikos como a Kennedy.