martes, 10 de enero de 2017

La "feliz" Polonia

En ocasiones, gente que regresa de Polonia hablan maravillas de ese país. Dicen que no hay pobres... que hubieran visto en su turné, claro está. Si en España hay trece millones ¿cuántos habrán allí por muchas estadísticas que se afanen en editar?

Una ola de frío con temperaturas de hasta 25 grados bajo cero le costó la vida en Polonia a al menos diez personas en las pasadas 48 horas, con lo que el total de muertos por hipotermia en el país desde noviembre ascendió a 56, informaron los servicios de emergencia en la capital, Varsovia. 

Las gélidas temperaturas son un peligro sobre todo para las personas sin techo que duermen a la intemperie en toda Europa. Pero las autoridades polacas también advirtieron que son un riesgo las viejas estufas y calefactores con los que muchos habitantes calientan sus hogares: desde que comenzó el invierno, 24 personas han perdido la vida por intoxicación con monóxido de carbono, un gas incoloro originado por la combustión deficiente de esos aparatos.

dw.com

Eso no ocurría cuando Polonia formaba parte del desaparecido bloque socialista. Ea, ahí tienen capitalismo que les propicia morirse "libremente" de frío.

4 comentarios:

Anónimo dijo...


El caso es que Polonia es extremadamente religiosa y esos muertos se considera que han tenido el envidiable privilegio de ir a calentarse en el paraiso. Para esa gente morirse es la suprema felicidad.

Polskífobo dijo...

A estos que se mueren de frío, y que por lo que dices son invisibles para los turistas que hablan de la "feliz" Polonia, deben tenerlos en campos de concentración secretos, a la intemperie y por eso se les mueren a los herederos de Wojtyla y Walesa. Eso sí, no me extrañaría que no les falte un cura dándoles la extremaunción para que se quiten para siempre el frío en el Paraíso vaticano. Qué más se puede pedir en la rusófoba, victimista y fascistocatólica Polonia. Seguro que los guías turísticos polacos no te llevan a ver las tumbas de estos mártires víctimas del capitalismo, como sí que te llevan ( por cojones, por cierto) a la del Padre Popieluszko, para que veas lo requetemalísimos que eran los comunistas pro rusos y lo que sufrió toda la polaquería beata bajo la bota opresora soviética (que, curioso, no impedía con su "opresión" que colas interminables de ignorantes campesinos con sobres llenos de dinero los depositaran a los pies de un reverendo padre catolíco que les pagaba con una todopoderosa bencición anticomunista (presenciado por mis propios ojos en 1987 en Częstochowa, donde la Virgen Negra los protege tanto de los gélidos inviernos que vienen de Rusia como de los sanguinarios rusos violadores de vírgenes polacas)

Pero ellos están jubilosos de poder chuparles el culo a los soldados americanos que les han endosado ahora y que los defenderán del satánico Putin, qué le vamos a hacer? Todos sabemos ya que Polonia es la puta "feliz" de América, así que se la jodan bien y que lo disfrute.

Amén.

arturo dijo...


Qué pena! esos comunistas malvados que los hacen morir de frio. Ya vendrán el lech Walesa y el mediático pablo ( No, ese no) el pablo II y el papa-nazi XVI y el bergoglio II(amigote del Videla y del pablo iglesias)y la chacha de Calcuta y el dalai lama y el lama manda más del g.soros&Co. a salvarlos. Alabado sea el reino cristiano de polonia.

Rebelde dijo...

Una vez, hace casi veinte años, una joven polaca, me comentaba que desde el fin de los años cincuenta, no sólo en Polonia, sino en toda Europa del Este, no se construía una sola casa sin calefacción, claro esto hace ya unos años. En contraste, aquí en España, mi abuela materna, que vivía en una de esas casas de sindicatos, de las de aquella época, una casa de unos 45 metros cuadrados, sin terrazas, ni ascensor, ni calefacción, me acuerdo cómo, antes de entrar al cuarto de baño, prendía un recipiente con alcohol de quemar y salía una llamarada considerable para templar un poco la estancia. Se calentaban con un brasero eléctrico debajo del tapete y tuvieron la suerte de que posiblemente la única vez que llegó a arder estaba yo allí y lo extinguí en el acto; Abrieron suavemente los ojos y continuaron durmiendo, no sé lo que pensarían...Pero cuantisimas casas se construían sin calefacción mientras que trabajando ibas por las manzanas céntricas de casas enormes con unas calderas de carbón que daban no sé...envidia? envidia de las clases chupasangres? No puedo decir qué sentimiento me provoca todo esto.