sábado, 7 de enero de 2017

Rusia enfunda cañones en Siria

El jefe del Estado Mayor de Siria, Abdullah Ayoub, visitó este viernes el portaaviones ruso Almirante Kuznetsov, que abandona la zona como parte de la decisión de Moscú de reducir su presencia militar a raíz del reciente acuerdo de cese al fuego en todo el país.


Según la agencia estatal siria de noticias SANA, citada por Xinhua, Ayoud, quien llegó al navío por órdenes del presidente Bashar al-Assad, exaltó las relaciones entre los cuerpos armados y subrayó el apoyo de la Fuerza Aérea rusa al Ejército sirio en la guerra contra el terrorismo. El alto jefe militar consideró que la cooperación debe continuarse, incluso después de la victoria contra el terrorismo.

Por su parte, el jefe del Estado Mayor General de las Fuerzas Armadas rusas, Valery Gerasimov, dijo que «el pueblo y las fuerzas armadas sirias enfrentaron grandes desafíos en la guerra contra el terrorismo», e indicó que el cese al fuego recién establecido constituye «un pilar para una solución política a la crisis».

Horas antes, Gerasimov había anunciado que Rusia empezaba a reducir su despliegue militar: «de acuerdo con la decisión del comandante supremo de las Fuerzas Armadas rusas, Vladimir Putin, el Ministerio de Defensa ruso está empezando la reducción del despliegue armado en Siria», sostuvo.

Un despacho de AFP recoge igualmente el inicio de la reducción del dispositivo militar de Moscú y recuerda que desde el 30 de septiembre de 2015 esa gran potencia militar ejecuta acciones aéreas en Siria en apoyo a las tropas de Bashar al-Assad, que hasta entonces se hallaban en grandes dificultades ante los rebeldes, respaldados a su vez por países del Golfo y potencias occidentales.

El pasado 29 de diciembre, al anunciar un acuerdo patrocinado con Turquía sobre una tregua y las próximas negociaciones de paz, el presidente Vladimir Putin adelantó que la presencia rusa en Siria sería reducida.

La partida de la zona de conflicto del grupo aeronaval del portaviones Almirante Kuznetsov, desplegado en el este del Mediterráneo, inició ese proceso. El comandante de las fuerzas rusas en Siria, Andrei Kartopalov, aseguró que «los objetivos asignados al grupo aeronaval durante su misión se han alcanzado».

Un alto al fuego impulsado por Moscú está vigente desde el 30 de diciembre. Junto a Turquía e Irán, Rusia aboga por celebrar este mes negociaciones de paz en Astaná, la capital de Kazajistán.

El conflicto en Siria ha dejado más de 310 000 muertos desde marzo de 2011 y ha involucrado a beligerantes locales, tanto del Ejército como rebeldes, y a terroristas, así como a fuerzas de potencias regionales e internacionales.

La guerra también provocó una grave crisis humanitaria en numerosas regiones donde millones de personas fueron desplazadas.

juventudrebelde.cu

No hay comentarios: