martes, 21 de febrero de 2017

El Ecuador de los que nunca emigraron


Vigilia opositora en Ecuador


2 comentarios:

Anónimo dijo...


Todos esos son los grandes racistas democratas haciendo meritos con Washington para una eventual emigracion, es parte de las caracteristicas de la democracia que cada grupito quiere que le llegue el momento de enriquecerse y en el caso de latinoamerica muchos creen es una herencia para los que se creen blancos.
Por suerte lo que mas sirve en Ecuador son los indigenas, los otros que se vayan a Miami, pero sin robar.

Anónimo dijo...

Este es el banquero que gobernar en Ecuador:

"Aunque Guillermo Lasso y sus allegados se empeñen en negar la vinculación del banquero en el feriado bancario y en la crisis financiera de Ecuador en 1999, los hechos demuestran otra cosa. Lasso, dueño del Banco de Guayaquil estuvo vinculado políticamente a estos hechos que obligaron a miles de ecuatorianos a salir del país en busca de mejores condiciones de vida.

Es sabido que Jamil Mahuad recibió dinero de distintos banqueros para su campaña electoral de 1998, entre ellos estuvieron Guillermo Lasso, Fidel Egas (Banco de Pichincha) y Fernando Aspiazu (Banco del Progreso). Con Mahuad en la presidencia, el poder financiero estaba más presente que nunca frente al manejo del Estado. “Se establecieron políticas de “salvataje bancario” que permitieron la entrega de créditos millonarios a la banca, a través de instituciones públicas. En el Congreso Nacional, la famosa “aplanadora”, conformada por el Partido Social Cristiano [Jaime Nebot y Cintya Viteri era diputados en esa época] y la Democracia Popular, creó leyes e instituciones (como la AGD) para que el Estado se haga cargo de las deudas de la banca privada”[1].

La crisis bancaria del Ecuador se hizo evidente el 8 de marzo de 1999 cuando se declaró “feriado bancario” por un día, que finalmente duró 5, tiempo en el que todas las transacciones bancarias estaban suspendidas. Mientras tanto, Mahuad decretó el “congelamiento de depósitos” por un año. A pesar de que estas medidas económicas tenían la finalidad de salvar a la banca, no hubo ningún resultado positivo y el Estado asumió los costos. “Las consecuencias fueron terribles: inflación, devaluación, recesión, quiebra de empresas, desempleo, mayor pobreza e indigencia, muertes, suicidios y la mayor ola migratoria de la historia del país. Las pérdidas económicas ascendieron a 8000 millones de dólares y las pérdidas sociales fueron mayores” [2].

En este panorama, el Banco de Guayaquil parecería no tener ninguna implicación, sin embargo, este banco supo aprovechar la crisis para generar mayores ganancias, ¿cómo sucedió esto? Con el congelamiento de depósitos, los cuenta ahorristas recibían Certificados de Depósito Reprogramados (CDRs) a cambio de su dinero que estaba congelado. Pero, la gente que necesitaba su dinero y no podía esperar durante un año, tenía la opción de canjear sus CDR en los bancos, con una penalización de entre el 40 y 50% del valor real, es decir que por cada 100 dólares un ciudadano recibía apenas 50 o 60 dólares. Pero, los bancos que hacían esta transacción podían canjear los CDR posteriormente en la Corporación Financiera Nacional (CFN) al valor real, es decir que el banco se quedaba con los 40 o 50 dólares que le pertenecían al cuenta ahorrista.

El Banco de Guayaquil, propiedad de Guillermo Lasso, fue uno de los bancos que mayor cantidad de CDR canjeó, esto quiere decir que se aprovechó de las necesidades de la gente para incrementar su fortuna. Esto convierte a Lasso en cómplice de la peor crisis económica del país, pues se benefició del salvataje bancario."

http://restauracionconservadora.com/responsabilidad-lasso-feriado-bancario/