viernes, 3 de febrero de 2017

Israel jamás pondrá de rodillas a Hamás

Considerados terroristas por unos y héroes por otros, e independientemente de la opinión que nos merezcan (existen diversas facciones en su seno unidas de momento contra el adversario común) los milicianos de Hamás tienen un único enemigo a batir: el Estado sionista de Israel quien a su vez, no lo olvidemos, financia y conduce militarmente al Estado Islámico.

Hamas es una milicia palestina de corte islamista nacida como apéndice de los Hermanos Musulmanes de Egipto. Fue fundado por el Jeque Ahmed Yasín debido a los contactos que poseía con la Hermandad de los Hermanos Musulmanes de Egipto, con los que ya se relacionaba cuando estudiaba en la Universidad Al Azhar de El Cairo.

Durante la Primera Intifada, que fue un levantamiento popular que acabó siendo fiscalizado por la OLP exiliada en Túnez, Hamás tuvo poca importancia debido a que estaba trabajando en labores de ayuda social, así como en las mezquitas para fortalecerse y crear lazos de clientelismo y lealtad con la sociedad palestina, muy cansada del estancamiento al que se había llegado en el conflicto con los israelíes (de hecho la intifada nació del hartazgo palestino frente a esta situación de estancamiento).

Debemos situarnos a finales de los ochenta y principio de los noventa cuando el socialismo, muy desgastado, cae y en el mundo árabe la resistencia socialista es sustituida cada vez más por el islamismo radical. En aquel momento Hamás aparece como el rival directo de Al Fatah, sin embargo debido al carisma y pesado currículum de Yasser Arafat, el movimiento Hamás evita enfrentarse directamente a Al Fatah, aunque la ruptura ideológica y de método de lucha frente a la ocupación y a Israel es clara.

La aparición de Hamás, en su comienzo, dio una importante ventaja a Israel, ya que el movimiento Hamás será el catalizador que logrará romper la cohesión de la resistencia palestina (fiscalizada por Fatah), transformándo la causa palestina en una resistencia bicéfala, mutuamente excluyente e imposible de unir salvo en situaciones extremas.

Tras los acuerdos de Madrid, Oslo y Camp David, la relaciones entre Fatah e Israel se vuelven más amigables. Durante la II Intifada quedará claro la perdida de liderazgo de Al Fatah sobre la resistencia palestina dejando patente el creciente poder que Hamás obtiene durante el segundo levantamiento.

Una de las causas sociales que debemos achacar a esta pérdida de poder se debe a los casos de corrupción que salpicaron a Fatah y a la forma de vida, lejana al pueblo, que tenían la mayoría de los líderes. Mientras que los miembros de Hamás se mostraban más sociables y puritanos, dando una imagen de impecabilidad interna y coherencia externa al negarse a negociar con Israel y a aceptar los términos aceptados por Fatah, tal vez movidos por el principio Kissingeriano de la Realpolitik.

El momento álgido de Hamás será la Segunda Intifada al lograr ganarse el apoyo y adhesión de los ciudadanos de la Franja de Gaza, que será su gran santuario, haciendo imposible la convivencia de los colonos israelíes en la zona, pero siendo incapaces de penetrar y calar entre la población palestina de Cisjordania.

En el lustro que duró la II Intifada, del año 2000-2005. Los ataques en territorio israelí y la imposibilidad por parte de la seguridad del gobierno de Tel Aviv de asegurar la seguridad hicieron que la lucha se bifurcara. Mientras Israel luchaba contra Hamás en la Franja de Gaza y en el propio territorio israelí, Al-Fatah intentaba contener a Hamás en Cisjordania a toda costa para evitar perder el poder de forma definitiva.

Curiosamente los líderes de ambos grupos palestinos, el Jeque Yasín de Hamás y Yasser Arafat de Al Fatah, estaban confinados bajo arresto domiciliario, ambos morirían durante el transcurso del año 2005 con meses de diferencia. El Jeque Yassín asesinado por las fuerzas aéreas de Israel por un ataque en helicoptero y Yasser Arafat supuestamente asesinado por envenenamiento, se le evacuó a Francia, pero falleció poco después.

La II Intifada acabó con la descolonización de Gaza, que acabó siendo una desconexión por tierra, mar, aire y subsuelo. El gobierno de la Franja recaería en la Autoridad Palestina, pero tras la muerte de Arafat, la cohesión interna de la resistencia se quebró quedando patente en las elecciones de 2006, en la cual Hamás logró un gran porcentaje de los votos, pero se negó a formar un gobierno de unidad nacional acabando las discusiones políticas en una guerra civil entre ambos partidos-milicia.

La situación acabó resolviéndose con la partición de Palestina en dos zonas controladas por diferentes zonas controladas por ambos grupos de poder, Cisjordania (dónde Hamás nunca logró apoyos suficientes para lograr hacerse fuerte entre la sociedad), quedó bajo control de Al Fatah, quedando la OLP como único intermediario válido del pueblo palestino, en la Franja de Gaza quedó Hamás al mando gobernando de forma independiente.

Tras la toma del poder en Gaza, Hamás no dudó en seguir hostigando a Israel atacando el territorio ocupado, lo cual acabó provocando toda una serie de operaciones militares por parte del gobierno israelí que han acabado destruyendo la poca infraestructura de la Franja agravando, aún más, la situación de pobreza y desabastecimiento que se vive en la zona.

OPERACIONES MILITARES DE ISRAEL

Operación invierno caliente (2008)

Conflicto de la franja de Gaza (2008-2009)

Operación pilar defensivo (2012)

Operación margen protector (2014)

Tal es la situación que en el año 2010 se puso en marcha un proyecto llamado “Flotilla de la Libertad” en la cual se embarcaron cientos de personas que navegaron con materiales de construcción, medicinas y materiales para ayudar a los palestinos encerrados La Franja de Gaza, el que podríamos llamar el mayor campo de concentración de la historia. La flotilla acabó siendo detenida por los Sayeret Matkal (Fuerzas Especiales Israelíes), y hubo varios muertos.

Hoy en día Hamás sigue siendo considerado un grupo terrorista por Estados Unidos, Israel y varios países Occidentales, para otros países son héroes de la resistencia, como para Irán o Siria y reciben ayuda y apoyo de su aliado en el norte, Hezbollah. (Foto: Mouhammed Omar)


otralectura.com

2 comentarios:

Anónimo dijo...


A los judios no le interesa poner de rodilla a Hamas, lo que le interesa a llos judios es acabar de asesinar los pocos palestinos que quedan vivos todavia, recordemos que la instruccion del dios judio desde los tiempos biblicos es " matar a todos, hasta los recien nacidos" solo basta recordar la alabada masacre de Jerico.

Y para eso reciben todo lo que necesiten de parte de la cristiandad aunque le mataron a su Cristo.

Anónimo dijo...

Antes se decía que los palestinos luchaban como héroes, ahora se dice que los héroes luchan como palestinos !! Gaza Libre desde la tierra al mar !!

El sello ELAI (Espacio Libre de Apartheid Israelí)
distinguirá a los negocios, restaurantes y tiendas,
que se comprometan a no comercializar productos
que se fabriquen en los territorios que la plataforma "Boicot, Desinversión y Sanción" de Granada considera "ocupados ilegalmente"
por el régimen sionista.

http://palestinalibre.org/articulo.php?a=55206

#YoNOComproApartheid