domingo, 5 de febrero de 2017

No fue un infarto mortal

Fue por una cirrosis galopante pero claro decirlo así no suena ni digno ni procura buena imagen. Edulcoran hasta la muerte. 

(Incluso se tomó un trago de whisky poco antes de morir)

Pese a que el PP difundió la idea de que Rita Barberá falleció por un infarto relacionado con una campaña de acoso político y mediático, la autopsia señala otra cosa: a la exalcaldesa de Valencia la mató su hígado. 

El diario El Mundo ha accedido a la autopsia de la veterana dirigente del PP en cuyas conclusiones se apunta que "tenía un grave problema de cirrosis que era irreversible y que fue uno de los detonantes principales de su muerte". 

Según la autopsia a la que ha accedido el rotativo, la senadora falleció "por un problema hepático" que le provocó "un fallo multiorgánico".

diario.es

2 comentarios:

Anónimo dijo...


Der tosas formas, muchos descansaran en paz con su prematura partida, los muertos no hablan.

Anónimo dijo...

Alcoholica ? No, pero si a esa señora ni a ningún otro politico en funciones le puede alcanzar el "salario " para esos menesteres, aúnque algunos dicen que esa maña es propia de los politicos y cuando esta la maña en sus faces finales es que tienden a tomar las decisiones que nos joden a todos. ¿ Será por eso ? entonces la tal cirrocis es un mal o efecto secundario de la profesión y el alcohol una obligatoriedad para los politicos so pena de no estar lucidos si no lo hacen. Un presidente del imperio, no digo quien, al parecer provocó unas cuantas guerras y ordenó muertes y desvastaciones, si y solo si estaba revolcado de la borrachera. En españa faltan dedos de la mano y en Venezuela ni se diga, una escolopendra no nos serviría para contar.