viernes, 3 de febrero de 2017

No lo denunciarían si estuvieran bien con Trump

Y eso es así porque han sido cómplices de EE.UU. en estas operaciones secretas, lo que ocurre es que las medidas proteccionistas (y otras decisiones) de Trump los traen por la calle de la amargura, en consecuencia, esta es una de sus respuestas: La UE detecta bases yihadistas en Ucrania.

Ucrania concentra la preocupación de las policías antiterroristas de la Unión Europea (UE) debido a reiteradas informaciones de los servicios de inteligencia que confirman la presencia de una agrupación de yihadistas del Estado Islámico (EI) en ese país, principalmente en la provincia de Jerson, informaron a La Vanguardia fuentes de la lucha antiterrorista de la Unión Europea.

Las mismas fuentes añaden que estos soldados del califato “cuentan con apoyo logístico y están considerados como una reserva militar terrorista entrenada para combatir tras las derrotas que el EI sufre en Siria e Irak”.

Los primeros datos acerca de que una región ucraniana pudiera estar convirtiéndose en una zona de entrenamiento y reserva de yihadistas del EI llegaron a las unidades antiterroristas de la UE a comienzos del verano, pero el dato fue puesto en cuarentena porque procedía de una única fuente antirrusa sin credibilidad total. Sin embargo, en septiembre y octubre, agentes policiales y de los servicios de inteligencia han obtenido nuevas confirmaciones de estos datos, de tal suerte que ahora antiterrorismo trabaja con la premisa de que el sur de Ucrania es una zona crítica de amenaza yihadista para la UE. Los especialistas observan con singular atención la entrada en la UE de personas de determinado perfil de las que sospechen o saben que proceden de la zona ucraniana donde dan por hecho que hay campos de entrenamiento de muyahidines.

Este asunto tiene una delicadísima vertiente diplomática. Mientras se presenta sin tapujos en las sedes policiales, se lleva con la máxima prudencia en el ámbito político por suponer una cuestión geopolítica y diplomática vidriosa para la política exterior de la Unión Europea. Planean sobre este asunto desde la posibilidad de desinformación interesada de servicios secretos del este europeo hasta la supuesta tolerancia ucraniana hacia el EI sólo con la intención de incordiar a Rusia entorpeciendo su posición anti-Estado Islámico y pro Asad.

No obstante, fuentes antiterroristas de la UE prefieren no dudar de la información y actuar bajo la premisa de que terroristas entrenados en aquella zona del mundo pueden infiltrarse en la UE por una vía clásica del contrabando del crimen organizado. Se trata de la histórica ruta de los Balcanes que, olvidada desde que en los años ochenta fue el gran camino de la heroína, está recuperando protagonismo policial al descubrirse que la usan retornados del EI. “También hemos detectado el paso e incluso la permanencia de los llamados soldados del califato y de los f oreign fighters (combatientes extranjeros) en Kosovo, además de en otros puntos de la ex-Yugoslavia”, comentó a este diario uno de los principales responsables del operativo europeo contra el terrorismo yihadista.

En la UE no ha caído en saco roto esta información al sumarse a una sospecha latente entre la policía que perduraba desde comienzos del 2015, cuando los analistas de seguridad pusieron sobre el tapete de la UE la probabilidad de que fanáticos europeos aprovecharan el conflicto del este de Ucrania para armarse y entrenarse.

Entonces, los servicios secretos ucranianos negaron esa posibilidad alegando que controlaban totalmente el asunto y como demostración presentaron la detención en la frontera polaca de un francés que, según afirmaron, intentaba pasar armas a Europa, aunque tal vez para la extrema derecha. Los servicios secretos ucranianos (SBU) filtraron por las mismas fechas en Kíev que habían neutralizado el paso por su territorio de otros 25 extranjeros, presuntos miembros del EI o de organizaciones afines. En definitiva, una forma directa de negar la existencia de las bases yihadistas. Negación en la que Kíev ha insistido más de una vez. Pero, por su parte, fuentes rusas repiten que la guerra en Ucrania ha sido utilizada por los soldados del califato, apunte que coincide con la exploración que maneja la UE.

No obstante, pese a las cuestiones de fiabilidad informativa y de las relaciones internacionales expuestas, una zona de Ucrania y la vieja ruta de los Balcanes se llevan ahora mismo la atención de la defensa antiyihadista de la Unión Europea.

lavanguardia.com

1 comentario:

hack3 Org dijo...

Los que llamaban "proeuropeos" a los nazis de Maidan, son los mismos que llaman "oposición" a Al Qaeda en Siria. ( son Gentuza cómplices criminales de Lesa Humanidad)