martes, 7 de marzo de 2017

Colombia continúa con pistola firme, su camino hacia la "paz"

Una paz que va a terminar siendo la de los cementerios si consideramos la situación que se está generando en América Latina con golpes de Estado blandos y una correlación de fuerzas que EE.UU. trata de inclinar a su favor con Chile, Brasil y Argentina como sus mejores peones.

(RHC) Dos hermanos, José Antonio Anzola Tejedor y Luz Ángela Anzola Tejedor, miembros del Partido Comunista y del Sindicato de Trabajadores Agrícolas Independientes del Meta (SINTRAGRIM) fueron asesinados el pasado domingo en "extrañas circunstancias", informó el portal de noticias colombiano Contagioradio. 

Los asesinatos, con dos horas de diferencia, ocurrieron en la Vereda El Gobernador, en el municipio de Mesetas, departamento colombiano de Meta. José fue asesinado a las 17H00 (hora local) y Luz hacia las 19H00 (hora local), indica Telesur.

"Eran personas honestas, trabajadoras, muy humildes. Las personas que llegaron a la casa de la señora Luz Ángela estaban encapuchadas y armadas. Llegaron en la noche, se identificaron como grupos ilegales. A Luz la acribillaron delante de su hijo y su familia", dijo el representante legal de SINTRAGRIM, David Martínez. 

Martínez rechazó un comunicado de la policía local en el que tergiversan lo ocurrido al mencionar que Luz y José eran ladrones. "En el comunicado dice que supuestamente los mataron por ir a robar pero nosotros hemos dicho que ellos eran campesinos, la Policía debería esperar la investigación".

El SINTRAGRIM denunció los ataques que el Ejército Nacional adscrito a la Cuarta División en el Meta ejecutan contra este sindicato de trabajadores. Agregaron que en repetidas ocasiones los funcionarios tomaron productos agrícolas de las comunidades y realizaron bombardeos indiscriminados sobre fincas campesinas y afectaron a los pobladores. 

1 comentario:

Anónimo dijo...


En Colombia estan de fiesta con la entrega de las armas de las Farc que cayeron en la Trampa y al final seran exterminados, hasta le compraron un Premio Nobels de la Paz a Santos con las manos embarradas de sangre de los "falsos positivos", hasta dicen que fue un regalo de Obama agradecido por el gran logro en su presidencia.,

Ahora queda la realidad que ya no tendran a quien culpar por la situacion en una Colombia dedicada a la cocaina y ahora tambien a la heroina que demandan los estadounidenses para vivir su paraiso en la tierra antes de marcharse por sobredosis al otro mundo.