jueves, 30 de marzo de 2017

Culpable por "convicciones" del Fiscal

Como le juzga la burguesía, Ilich Ramírez no se arrepiente de nada.

Extracto tomado de El País

La decisión de la justicia francesa de condenarlo a cadena perpetua por un atentado en 1974 en el centro de París apenas ha inmutado a Ilich Ramírez Sánchez, alias Carlos, alias también El Chacal.Tiene 67 años y está encarcelado en Francia desde agosto de 1994. Suma su tercera cadena perpetua

Su larga estancia en prisiones de máxima seguridad francesas —fue detenido en 1994 en Sudán— tampoco parecen haberlo ablandado. En su última intervención, este mismo martes pocas horas antes de que se conociera la sentencia del Tribunal de lo Criminal de París, Carlos, de 67 años, vestido íntegramente de negro, había condenado el “absurdo de celebrar un juicio 43 años después” de los sucesos y calificó todo el proceso como “irregular”. De arrepentimiento, nada.

Una actitud desafiante que mantuvo durante todo el juicio, a veces dando la impresión, con su actitud, de que lo que sucedía en la sala y las declaraciones acusatorias de los testigos, incluido un antiguo camarada, el terrorista alemán arrepentido Hans Joachim Klein, no iban con él.

“Puede que fuera Carlos, puede que fuera yo, pero no hay prueba alguna”, dijo en una ocasión durante el juicio por el atentado cometido el 15 de septiembre de 1974 contra el Drugstore Publicis en el bulevar de Saint Germain. Mucho más no se le consiguió arrancar a quien se sigue definiendo, pese a lo mucho que ha cambiado el mundo desde sus días de oscura gloria, como un “revolucionario profesional” que se “niega a convertirse en un informador contra sí mismo”.

Los muertos y heridos del Drugstore Publicis se suman a la larga lista —una quincena de fallecidos, un centenar largo de heridos— de víctimas de atentados cometidos por Carlos en territorio francés y por los que el terrorista de origen venezolano ya sabe que no saldrá con vida de la cárcel.

Este último juicio se abrió el 13 de marzo al término de una larga batalla legal tras la cual la justicia francesa estimó que la prescripción de 10 años quedó interrumpida por procedimientos de la investigación en otros sumarios, que a su parecer están conectados con el atentado de 1974.

Los abogados de Carlos habían pedido su absolución en el juicio iniciado a mediados de mes. No hay pruebas concluyentes que vinculen a Carlos con ese atentado parisino, admitió la acusación. “No tengo ADN, huellas digitales o videovigilancia”, reconocía el fiscal, Rémi Crosson du Cournier, en su alegato final, el lunes. Pero “todos los elementos acumulados durante la investigación convergen en él”, agregó en referencia a Carlos, según AFP. “Tengo la convicción de que Illich Ramírez Sánchez es el autor de ese atentado criminal”, afirmó. Los jueces de París le han dado este martes la razón.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Lo condenan sin pruebas y con todo descaro sencillamente por ser un opositor al sistema.

Con ese sistema de justicia no se entiende que en Francia se quejen cuando alguien les hace una buena matazon de sus ciudadanos en represalia por los crimenes del gobierno consentidos por la sociedad francesa a cambio de vivir bien.

Anónimo dijo...

alomejor hasta la operacion gladio este metida aca. quizas para quitarle la categoria de sospechoso de otro caso, o disidente politico para llevarlo a culpable sin pruebas?