sábado, 18 de marzo de 2017

Es tan evidente la dictadura española que la critican hasta en el exterior

Por qué en España un tuit te puede llevar a la cárcel.

La Audiencia Nacional de España ha acusado a seis personas por el supuesto delito de enaltecimiento del terrorismo y humillación a sus víctimas, una aplicación del Código Penal que causa preocupación acerca de la libertad de expresión en España, informa Deutsche Welle.

Cassandra Vera, una joven estudiante transgénero de 21 años, es una de las acusadas. La justicia pide para ella dos años y medio en prisión y tres años de libertad condicional. ¿La razón? Bromas hechas en Twitter en contra de Carrero Blanco, el último presidente de la dictadura franquista, quien fue asesinado por el grupo terrorista ETA en 1973.

ncluso Lucía Carrero-Blanco, nieta de Carrero Blanco, afirmó, en una entrevista para el diario El País, que considera "'un disparate' pedir cárcel por unos tuits sobre su abuelo".

"Me asusta una sociedad en la que la libertad de expresión, por lamentable que sea, pueda acarrear penas de cárcel", señaló.

No en vano, la organización Amnistía Internacional denunció en su informe de 2016 que, tras las modificaciones del Código Penal, en España se ha empezado a utilizar el enaltecimiento del terrorismo para limitar el derecho a la libertad de expresión.

Un ejemplo de esto, recogido por Deutsche Welle, es el de dos titiriteros que fueron acusados de glorificar el terrorismo en las calles de Madrid a través de una obra de teatro. En la presentación se podía observar un cartel con las palabras 'Gora Alka-ETA', un juego de palabras entre 'Gora ETA' (gloria al ETA, en euskera) y Al Qaeda.

Los jóvenes fueron arrestados y acusados de pertenecer a una organización terrorista. Aunque su causa fue archivada, "el daño ya había sido hecho", teniendo en cuenta la exposición pública y las amenazas de muerte que recibieron los titiriteros y sus familias, explica el diario alemán.

Otras personas no han corrido con tanta suerte, como el rapero mallorquín Miguel Arenas Beltrán, quien fue condenado a 3 años y 6 meses de prisión por injuriar al rey y ensalzar al ETA y a los GRAPO (Grupos de Resistencia Antifascista Primero de Octubre) en sus canciones, o el cantante de Def con Dos condenado a un año de cárcel por comentarios en Twitter sobre estas dos organizaciones.

Mientras tanto, Cassandra Vera espera su juicio en un país en el que los límites entre la libertad de expresión y el terrorismo son cada vez menos claros. 

Sputnik

1 comentario:

Anónimo dijo...


No es nada nuevo, todo los dias recuerdo a Giordano Bruno y lo que dijo a sus verdugos con sonata " Ustedes tiemblan mas que yo
por mi sentencia". Y son los mismos que todavia disfrutan de la misma impunidad.