viernes, 31 de marzo de 2017

La frase de día

“Que con visión amplia y consecuente, se adopten medidas que favorezcan una competencia acorde con las mejoras en derechos y condiciones laborales demandadas en todos los países para lograr un empleo decente y digno” (Felipe VI, alias Felipe de Franco)

En comparación con salarios cuya cima, en el mejor de los casos- hablamos de empleo en el sector privado- está en 900 euros (el mileurismo ya es un "sueño") nos encontramos conque...

El año pasado el Rey percibió 236.544 euros brutos, la Leti 130.092 euros y el otro Rey, Juan Carlos 189.228 euros, por no hablar de la otra Reina, infantitas, nietos, nietas, hermanas, tías sobrinas y toda la parentela parásita de Clan.

Seguid votando mierda hijos míos y no lanzaros a las calles.




3 comentarios:

Anónimo dijo...


El caso es que una democracia con una monarquia es.......un oximoron como dicen los gringos aunque los ingleses se han disparado esa tonteria por varios siglos matando en nombre de sus soberanos y otros viven bien de ese antinatural sistema.

Es una farsa decir democraticamente que todos somos iguales e imponer un rey y todo lo que los que traen detras.

Corvus dijo...

BUeno eso serán las cifras oficiales ,sin tener encuenta comisiones ,negocios personales, aprovechandose del título de casa real ,sin honor,como ya dijo el papa de Juanito el mata elefantes,porque en lo que se da a la casa real por el estado no se tiene encuenta tampoco el coste en personal, coches, guardia etc etc....

Anónimo dijo...

Resulta que en la "democracia expañola" si quieres saber la fortuna del rey emérito, tienes que consultar la prensa extranjera. Dado que al contrario de mayoría de monarquías, no está obligado por ley. Mucho menos se vé obigado moralmente, el que llama a su yate Bribón, y al anterior Fortuna. Como mínimo ronda los 10.000 millones de euros, según la mayoría de estimaciones. Uno recuerda que llegó con una mano delante y otra detrás. Vivian de prestado en Estoríl. Lo habían gastado todo en casinos, amantes y financiar golpes de estado. Nada más llegar, pegó un pelotazo al vender el Sahara a Hassan, cuya familia ya eran socios de su bisabuelo. Pronto hizo amistad con los sátrapas del Golfo, firmando acuerdos comerciales donde cobraba comisión por cada litro de petróleo importado.