domingo, 26 de marzo de 2017

Los de la Yunta siguen pastando que no pactando

La controvertida ley educativa del Gobierno de Mariano Rajoy, la LOMCE apodada como Ley Wert, parece estar en proceso de desmontaje. La oposición tramita en el Congreso iniciativas para derogarla y el Ejecutivo intenta frenarlas a través de sus polémicos vetos mientras suaviza algunos de los elementos más rechazados de la norma, como las reválidas. Sin embargo, el grueso de la LOMCE sigue vigente y el sistema educativo gallego está a punto de comprobar otro de sus efectos, que incluso se prolongarán más allá de una eventual derogación de la norma.

Será en la nueva orden de conciertos educativos, con la que los colegios privados podrán acceder a la financiación pública por un período más prolongado y sin que la educación en igualdad de niñas y niños sea un criterio prioritario, al contrario de lo que venía sucediendo hasta ahora.

La Consellería de Educación acaba de publicar la norma que regirá la financiación de los colegios privados concertados desde el próximo curso, toda vez que el período de aplicación de la anterior, dictada en 2013, finaliza en el presente período académico 2016-2017. Más allá de cuestiones de procedimiento, motivadas fundamentalmente por la incorporación definitiva de la administración electrónica, las principales diferencias con relación a la anterior orden están en tres puntos: la duración, el papel de la igualdad de género y el coste para las arcas públicas.



1 comentario:

Anónimo dijo...


Poner a la iniciativa privada a pastar en los campos del presupuesto.

Es una tendencia, en los Estados Unidos donde esta prohibida la enseñanza de religion en las escuelas publicas han inventado las Charter Shool que son un negocio privado pero pagado por el estado para poder incluir la mitologia biblica en la educacion de los futuros ciudadanos.

Y es curioso no son escuelas gigantes las que al parecer reciben mucho mas dinero porque estan en mejores condiciones y con mejores y mejor pagados maestros.