lunes, 27 de marzo de 2017

Resistencia hasta el fin

En un discurso pronunciado el sábado con motivo del segundo aniversario del inicio de la guerra lanzada por Arabia Saudita contra Yemen, Abdul-Malik al-Houthi máximo responsable del movimiento popular yemenita Ansarolá acusó a EE.UU. y el régimen israelí de estar detrás de la injustificable campaña militar contra su país.

“El cerebro de los bombardeos es Estados Unidos, Israel es el corazón, mientras sus manos ejecutoras son las fuerzas mercenarias, encabezadas por el régimen subordinado de Arabia Saudita”, subrayó.

Durante su alocución televisada, Al-Houthi aseguró que EE.UU., el régimen de Tel Aviv y sus aliados árabes en la región nunca se movilizaron hacia el bien de Yemen.

Asimismo, hizo especial hincapié en que el pueblo yemenita seguirá resistiendo ante los enemigos para salvaguardar la soberanía e independencia de su país.“Somos una nación que hace frente a mayores desafíos. Basaremos nuestro futuro en este principio”, dijo.

El 26 de marzo de 2015, Arabia Saudita lanzó una brutal ofensiva militar contra Yemen con el visto bueno de Estados Unidos y prescindiendo del permiso de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), en un intento por restaurar en el poder al expresidente fugitivo yemenita, Abed Rabbu Mansour Hadi, un fuerte aliado de Riad.

Conforme a las estimaciones de la ONU, la campaña militar de la coalición saudita ha dejado más de 12 mil muertos. Los grupos pro derechos humanos han denunciado en reiteradas oportunidades el uso de armas prohibidas internacionalmente por el Ejército saudita y la destrucción de la infraestructura crucial en Yemen.

Desde el inicio de los bombardeos, millones de yemenitas han tenido que lidiar con la hambruna, debido al cruel bloqueo que el régimen de los Al Saud ha impuesto sobre el país más pobre del mundo árabe."

almayadeen.net

1 comentario:

Anónimo dijo...

En Yemen los matan simplemente por ser musulmanes y que los judios centroasiaticdos que mangonean occidente los reclaman como tierras ancestrales como si fueran tierras algunas vez conquistadas por Gengis Khan.