domingo, 9 de abril de 2017

"Carrero Blanco era un sanguinario"

Para Gerardo Iglesias la Transición «se hizo como se pudo, no como debería haberse hecho». 


El hecho de que no hubiera una ruptura evidente con el pasado franquista y no se entrara en la democracia partiendo de cero explica para el ex líder del Partido Comunista y de Izquierda Unida algunas de las situaciones que se dan en la España actual. En su opinión  los tres principios que se deberían haber aplicado en el cambio de régimen, «como se hizo en otros países, son verdad, justicia y reparación» y mientras no se hayan satisfecho  el país no avanzará ni evitará caer en nuevos errores (...) un cambio que, según sus palabras, «se hizo a golpe de amenazas» y en que la dictadura aún tenía mucho que decir.

«En los últimos meses la ofensiva franquista es tremenda, como con los chistes de Cassandra» (...) Carrero Blanco que fue de los primeros que se sumó al golpe militar, que estuvo siempre mano a mano con Franco cometiendo crímenes, era un sanguinario, pero los chistes se dice que suponen desprecio, descrédito y deshonra», apuntó Iglesias que se preguntó si «alguien imagina que esto ocurriera en Alemania o Italia. Quien intenta matar a Hitler es un héroe»

Las diferencias entre cómo se recuerda a la dictadura en unos y otros países se ven en que «en Toledo se proyecta una imagen del segundo de Hitler y no pasa nada, cada 20 de octubre hay misas por la salvación del caudillo, hay una fundación Francisco Franco que se se subvenciona con fondos del estado. 40 años después de aprobarse la Constitución los actos de exaltación del franquismo proliferan por todas partes», añade el ex líder del PC. E insiste en que, «cuando pedimos verdad, justicia y reparación no es desde una posición nostálgica o revanchista. Es imprescindible para el futuro de este país que las nuevas generaciones conozcan qué ha pasado».

lavozdeasturias.es

1 comentario:

Anónimo dijo...


No se cansan de tratar de pintar de blanco una dictadura sangrienta.....pensaran repetir en el como van las cosas.

Algunbos diran que el franquismo democratico con bastante alcohol, drogas y puteria seria todo un paraiso.