lunes, 17 de abril de 2017

Venezuela es un infierno, Colombia un remanso de paz y prosperidad

Que mueran niños de hambre en La Guajira no es malo, es bueno para la economía colombiana que no se gasta un dólar en eliminarlos pagando a cualquier paramilitar capaz de hacerlo tras probar (suponemos) el elixir que el narcopresidente Santos huele arriba. Todo ello conduce a una Colombia que resulta ser, por lo que nos dicen, una balsa de aceite en comparación con Venezuela.

 Pacífica policía colombiana en plena acción

1 comentario:

Anónimo dijo...

Al parecer el gobierno de los Estados Unidos le esta exigiendo a sus titeres colombianos el control personal de la calidad de las drogas para disminuir las muertes de los gringos glotones que matan por centenares las sobredosis cada dia.

Por lo demas Colombia es una democracia y le regalaron a Santos el premio Nobel de la Paz por los treinta mil falsos-positivos que asesino cuando era ministro de defensa pagando con el dinero del Plan Colombia.