lunes, 8 de mayo de 2017

Conciencia de clase

Corto pero magnífico discurso de un obrero en una de las muchas manifestaciones desarrolladas el pasado Primero de Mayo en el Estado español.

"Ante todo, dar las gracias a la organización por permitir transmitir nuestro mensaje a la clase obrera a la cual nos sentimos orgulloso de pertenecer.

Hoy día uno de mayo, desde el movimiento de desempleado en lucha contra la exclusión social queremos recordar a todos y todas las que lucharon y dieron su vida y libertad por la emancipación de nuestra clase. El capitalismo después del desmantelamiento del bloque socialista enseñó su verdadera cara opresora y corrupta en el continente europeo. Pero el capital, se maquille como se maquille, es criminal. Su modelo de producción; su concentración de capitales, la especulación financiera, entre otros males del ADN del sistema neoliberal, producirán siempre crisis estructurales que afectarán a las clases trabajadoras, viéndose el proletariado imposibilitado a vender su fuerza de trabajo, condenándonos a emigrar, a aceptar trabajos precarios. Y un sector de mediana y alta edad está imposibilitada de vender dicha fuerza en este sistema competitivo, viéndose obligados a la exclusión y al abandono social.

A consecuencia de la última crisis surgió como respuesta el 15M llenando plazas y calles. La clase obrera empezaba a rechazar el régimen y las masas oprimidas demandaban un cambio. Fue pasando el tiempo y el movimiento perdió fuerza al no tener una vanguardia revolucionaria para guiar a la clase obrera con una teoría y praxis para transformar la sociedad y el modelo económico opresor capitalista burgués.

¿Sí, camarada, y para que estamos hoy aquí? Porque la necesidad imperiosa exige que tomemos el poder de una vez por todas para sustituir la dictadura del capital por la del proletariado. No podemos esperar a que el capital se muera solo de avaricia. Por eso compañeros necesitamos de una clase obrera formada, organizada y con una conciencia de clase inquebrantable. ¡Obreros del mundo por nosotros, por aquellos que vendrán y por la unificación de todas las luchas ¡HASTA LA VICTORIA SIEMPRE !"

1 comentario:

Anónimo dijo...

En una democracia ese discurso puede costarle la vida. En otros tiempos en España se ha fusilado por menos que eso.