miércoles, 10 de mayo de 2017

Conferencia de Cao de Benós en Historia

Cientos de jóvenes colapsaron la Facultad de Historia de Santiago de Compostela, con la intención de participar en la Charla de Alejandro Cao de Benós, buen conocedor de la realidad de Corea del Norte, esa otra realidad que ocultan los medios "informativos" occidentales. 

Antes de abrir la puerta del recinto elegido, casi era imposible acceder a los pasillos del Claustro, con una cola de gente que juntaba el comienzo con el final. Al Aula Magna solo pudieron acceder unos pocos privilegiados. El resto se repartió en tres aulas más con pantalla para poder seguir la conferencia y los demás por los pasillos. 

Con tres cuartos de hora de retraso, porque no había manera de acomodar a la gente, dio comienzo una Conferencia amena, ágil y participativa. Lástima  tener que levantar la sesión a las 21.30. Disculpas por las fotos. No fue fácil (alguna va un poco borrosa para preservar la intimidad de los que en ella salen)





2 comentarios:

Anónimo dijo...

Como se va poniendo el mundo a Cao de Benos le quedaria poco pues la cosa va apretando y llegarsan tiempos duros.

Trump acaba de tronar al jefe del FBI de forma humillante pues el tipo se encontraba en una charla de reclutamiento en California y le llevaron un monitor para que se callara la boca y se enterara de que Trump le acababan de dar una patada en el trasero.

Las purgas se dan una tras otra y de forma vergonzosa cada una de ellas, como fue el caso del tal general Flyn despidiendolo como un idiota por no confiableque van dejando una huella de extremismo y miedo. Nadie sabe si mañana le haran lo mismo destruyendo hasta su reputacion o imagen de buen servidor publico o de buen criminal de guerra en algunos casos.

Eso recuerda el humillante programa de Television que mangoneaba Trump sin respetar a nadie.

Anónimo dijo...

Ahora pude leer que el 86% de los estadounidenses tiene una mala opinion de Corea del Norte sin que nunca los norcoreanos los hayan ido a matar su pais y en eso se basan los gobernates de Estados Unidos para intentar matar a los "amarillos" como llaman los racistas a los originarios de esa region para acercar sus fronteras y sus bombas atomicas a China.