jueves, 4 de mayo de 2017

Con la cara bonita entró en Hollywood

Con la cara dura recolecta dinero para el fascismo. ¿Con qué acento hablará inglés este malagueño adorador de muñecos torturados y guardias civiles, si aún habla castellano con acento andaluz?

El lobby judío que controla la gran industria cinematográfica de Hollywood, aprieta. Dominan todo el proceso de producción de la industria cinematográfica estadounidense, así como la distribución de los  productos resultantes. De ellos depende que te puedas  convertir en un actor conocido, o termines pudriéndote en un teatro de mala muerte o desempeñando un papelillo de tres al cuarto en una película de serie B. 

Como sucede en otras muchas profesiones donde lo que prima no es tu valía sino la agilidad con la que  te pliegas a los deseos, orientaciones e intereses de los propietarios tu exito o fracaso depente, en muchas ocasiones,  de voluntades ajenas al proceso de creación artística. Y en el mundo de la cinematografía,  los actores, directores y guionistas que  fijan como como el objetivo principal de sus carreras  que sus nombres aparezcan en luces de neón, la  proclividad a venderse en el mercado, prestándose  a doblar servilmente las escuadras, es un hecho cotidiano.

Eso es, probablemente, lo que le ha sucedido al confeso actor felipista Antonio Banderas. El pasado jueves, 27 de abril, el actor malagueño, hoy radicado en los Estados Unidos, tuvo una participación radiante junto con otras celebridades de Hollywood, en un glamuroso evento festivo cuyo objetivo fue la recaudación de fondos para el pertrechamiento militar del Ejército de Israel. O dicho en román paladino, Banderas  se prestó a colectar millones de dólares para facilitar que el Ejército de ocupación israelita disponga de más eficaces medios tecnológicos que le permitan bombardear con óptimos resultados a  las comunidades palestinas.

El evento en cuestión fue organizado por el multimillonario israelí Haim Saban. El tal Saban fue capaz de lograr la participación de figuras "notables" de Hollywood como los actores Antonio Banderas, Jason Alexander, Mark Wahlberg, Jason Segel, Liev Schreiber, cantantes Enrico Macias , David Foster, y Gene Simmons de la banda Kiss... Según las informaciones de la prensa estadounidense, la participación de estos personajes en la macrofiesta logró la recaudación de nada menos que 31.000.000 dólares con destino  al Ejército de Israel.

Entre los principales donantes se encontró la "Fraternidad Internacional de Cristianos y Judios, cuyo presidente fundador, el rabino   Yechiel Eckstein  donó la friolera de  8.4 millones de dólares.  El propio organizador de la fiesta, Saban, donó 5 millones de dólares. Florencia y Serge Azaria dieron su modesto óbolo de 5 millones de dólares. Y así otros tantos.

Saban alertó a los asistentes de que existía una campaña para boicotear a Israel, pero "nosotros los presentes en esta fiesta estamos aquí para mostrar  el poderoso apoyo de la élite de Hollywood y de la comunidad judía de los EE.UU. para Israel y sus soldados". Entre esos "poderosos" apoyos al Estado de Israel se encontraba nuestro "progre" Antonio Banderas, el actor preferido del director- también "progre"- Pedro Almodóvar, que entre película y película, aprovecha para evadir capitales hacia paraísos fiscales latinoamericanos.

canarias-semanal.org



1 comentario:

Anónimo dijo...


Un Banderas mediocre para sobrevivir en ese medio debe arrastrarse todo lo que pueda para poder ser parte de la muestra del cine mundial. Y la adoracion de los judios es lo primero que garantiza el exito.