lunes, 22 de mayo de 2017

La metamorfosis de Luisa Ortega

Esta señora supuestamente del pueblo pero burguesa de corazón, no cree en la resistencia popular, está inquieta por ello y hace guiños cómplices a los criminales de la oposición ¿Cómo es que sigue de Fiscal General? ¿Cómo es que la pusieron ahí? Ni unos ni otros la querrán.

10 de febrero de 2015

Por Luisa Ortega Diaz

Las luchas sociales que persiguen auténticas reivindicaciones de sectores populares se diferencian ampliamente de las acciones callejeras, cuyo único propósito es crear ingobernabilidad y, por ende, inestabilidad política.

Las “guarimbas”, protagonizadas por ciertos factores políticos, se inscriben en conductas violentas que, al margen de las aspiraciones populares, solo persiguen el poder político.

Sus promotores, ante el escaso apoyo popular trancan calles, toman plazas y levantan barricadas, con el fin de generar violencia contra los ciudadanos. En consecuencia, impiden el libre tránsito, obstaculizan el desempeño laboral y el funcionamiento de la salud, la educación, del comercio e incluso la recreación.

En 2014, las “guarimbas” dejaron 43 personas fallecidas y 878 lesionadas. Este balance es una muestra de la alteración de la paz social. El Estado con absoluto respeto del derecho al debido proceso, adelantó las investigaciones para establecer las responsabilidades ante estos graves delitos.

Pero, factores políticos internacionales aliados con grupos internos, irresponsablemente han tratado de crear una distorsionada matriz de opinión sobre tales eventos, según la cual la referida cifra de fallecidos y lesionados, es producto de una política de Estado para violar los DDHH.

Bajo ese amañado argumento, Estados Unidos, violando la soberanía política y jurisdiccional de Venezuela, dictó una ley que autoriza al gobierno de esa nación a sancionar a funcionarios venezolanos por la presunta violación de DDHH.

Ante tal arremetida, debemos invocar a la conciencia de los sectores democráticos del continente, para impedir que quienes históricamente han violado los derechos humanos de numerosos pueblos, mediante la comisión de crímenes de guerra y de lesa humanidad, hoy pretendan acusar de tales conductas a aquellos que acompañan a sus pueblos en la conquista de los DDHH, como la alimentación, la salud, la vivienda y las libertades políticas.

Segura estoy que el alto nivel de conciencia en la Patria Grande, no permitirá que este cuestionable proyecto de dominación, que se busca instaurar mediante una guerra psicológica, haga ver como “protectores” a los siempre violadores de los DDHH, mientras los que han estado del lado de la vida y de la defensa de las garantías se les desdibuje. Lucharemos para que la verdad histórica, política y jurídica, sea inalterable.

Fiscal General de la República

Publicado en el diario Últimas Noticias. 

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Bueno asi es la vida, la cabra tira pa'l monte como se dice. Quizas por eso Chavez con sabiduria propuso alguien de origen obrero para sustituirlo como presidente sabiendo que no se venderia y la prueba es el odio que se ha ganado por no rendirse.

Ahoras con la fiscal burguesa se ha credo una situacion critica pues los anglosajones y judios que odian Venezuela deben estar esperando que la saquen del cargo para utilizar los organismos internacionales que ellos gobiernan con los dolares de la Reserva Federal para justificar los bombardeos sobre Venezuela. Una matanza democraticaal estilo de Lybia.

Anónimo dijo...

Te queman por ser negro, te queman por tener cara de pueblo, te queman porque no te "pareces" a ellos, te queman porque no usas sus ropas, perfumes y zapatillas, te queman porque hueles a grasa y tienes los dientes torcidos, te queman por tus espinillas y tu nariz chata, tu pelo planchado y tus ojos pardos, te queman por tu rostro sudado, tu pies descalzos y por tus uñas llenas de tierra, no porque seas "chavista"!

Cuando entiendas eso quizás entiendas que la guerra es de clases y no es culpa del bigote de Maduro o la verruga de Chávez !! Pero puede ser tarde y ya estarás ardiendo en una calle de Venezuela!"


Como dijera nuestro Libertador Simón Bolívar, no podemos seguir abrigando la "piadosa doctrina", ya que, “…a cada conspiración sucedía un perdón, y a cada perdón sucedía otra conspiración que se volvía a perdonar”. Esta “Clemencia Criminal” como él llamara, contribuirá ahora como entonces, “…mas que nada a derribar la máquina que todavía no hemos enteramente concluido!”.

Anónimo dijo...

Si han oido el dicho " como cucaracha en baile de gallinas" con esta vieja es lo contrario, pero sin las cucarachas, preguntale cuantos cabrones terroristas de la oposicion venezolana tiene presos o al menos en averiguacion, ninguno¡¡¡¡ todos son de la Guardia Nacional u otros organismos del estado, una gallina con el pico quebrao.