martes, 30 de mayo de 2017

Matanza en el Estado de Pará

Mientras la policía militar y civil reprimió en Brasilia con armas de fuego dejando varios heridos entre los 150 mil trabajadores que se movilizaron ocupando la capital del país y exigiendo la destitución del presidente Michel Temer, en São Paulo se presenció una acción de desalojo por la fuerza policial, de dependientes químicos del área conocida como "Cracolandia". El mismo día 24 de mayo, en la ciudad de Pau D´Arco al sudeste del estado de Pará, en una acción de expulsión de ocupantes del MST, de una hacienda terrateniente, realizada por la policía civil y militar, fueron asesinadas diez personas.

Estos tres hechos coincidentes en la misma fecha, provocaron una condena del Alto Comisariado de la Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ONU) y de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) denunciando nuevamente el uso excesivo y recurrente de la violencia por las policias en Brasil, tanto en el ámbito agrario como urbano del país.

Mientras los policías de Pará afirmaban que fueron recibidos a balazos por los ocupantes "sem terra" de la hacienda, declaraciones obtenidas por el Ministerio Público de los sobrevivientes afirman que al llegar la policía los ocupantes se dispersaron y un grupo desarmado se refugió bajo una lona por causa de la lluvia. Allí fueron rodeados y comenzaron los disparos que provocaron la matanza. La acción policial duró unas dos horas y la final se oyó gritos de triunfo y risas. Los asesinos festejando su crimen.


2 comentarios:

Anónimo dijo...

Eso en Brazil siempre ha sido normal contra la poblacion india y negra porque los blancos siempre han temido perder el poder con esa mayoria y desde luego la unica forma de mantener el control ha sido matando durante cinco siglos.

Y ahora ya ddesembarcaron alli varios centenares de marines estadounidenses para entrenar en como matar a los revoltosos porque ya los guaruras nacionales no bastan para confrontar una poblacion que deber vivir en la miseria solo por no ser blanca.

En Brazil cuando el pueblo se canse y se decida por morir matando correran rios de sangre para acabar el racismo.

Rafael P.S. dijo...

No estoy totalmente de acuerdo con el comentario del Anónimo, obsesionado como siempre con reducir a racismo lo que no es sino fundamentalmente un problema socioeconómico. Y lo de los cinco siglos me parece demagógico.

Saludos de nuevo.