lunes, 8 de mayo de 2017

¡No os asustéis, émulos de los camaleones! No, no hablaré de ustedes.

Imagen: dos perros (La lucha de clases prosigue en Cuba).

Referiré la variedad de soluciones que se proponen en la web para los problemas que afectan a Cuba, y su aparentemente fácil erradicación.

Lamento que el intelecto humano no haya logrado crear un simulador en el cual se reproduzcan las condiciones en que se ha desarrollado la Revolución y la persona examinada vaya dando solución a cada uno de los problemas que se le presenten, de existir tal equipo, podríamos sin arriesgarnos a perderlo todo, darles la oportunidad de probar sus tesis.

A este “simulador de gobierno”, le pudiéramos poner tres niveles: el primero desde el 59 hasta el inicio del período especial, el segundo período especial y el tercero la etapa actual, contemplando todos los factores que incidieron o inciden en toda la evolución del proceso revolucionario, incluyendo por supuesto al pueblo.

Estoy segura de que ninguno de los que hoy presentan sus mágicas recetas pasaría del 1er nivel, su “amateurismo” político y sus disparatadas improvisaciones los llevarían a un callejón sin salida. No creo que se mantuvieran en el poder por mucho tiempo, el pueblo los derrocaría, basta analizar sus artículos en que soslayan o minimizan la importancia de cuestiones como el bloqueo, entorno internacional adverso para nuestros principales rublos de exportación, la manipulación de los mercados por los EE.UU., la política hostil de ese país hacia Cuba, la falta de grandes recursos naturales, entre otros factores que son deliberadamente obviados.

No faltan los que tímidamente insinúan la aplicación de políticas de corte neoliberal. Amén de los que apremian para que se realicen cambios urgentes en sectores vitales de la economía sin pensar en las consecuencias que podrían acarrear.

Estas omisiones y tendencias permiten apreciar la endebles e hipocresía de sus propuestas.

Quizás el equilibrio emocional de estos campeones de natación de piscina seca, se quebrantaría el primer día de gobierno ante las complejas situaciones que tendrían que enfrentar.

Sería muy beneficioso que existiera un simulador de ese tipo, para que quedara demostrada públicamente la incapacidad de los que hoy se promocionan como posibles salvadores de la república, y pudiera apreciarse la banalidad y superficialidad de sus recetas, así como su verdadero pensamiento político.

Acciones anexionistas, claudicadoras, de desmontaje del sistema socialista, que signifiquen perdida de la soberanía o subordinación a instituciones como el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial, así como otras de indigno carácter, implicarían la terminación de la prueba y la descalificación del examinado.

Los resultados de cada uno de los evaluados serían publicados, el que reprobara el examen no podría repetirlo, se le penalizaría prohibiéndole volver a opinar públicamente sobre cómo sacar adelante nuestro proyecto social.

Como nos ahorraríamos leer idioteces que hoy se publican en internet, y la retahíla interminable de mágicas soluciones que pululan en ella.

 Ileana González

1 comentario:

Anónimo dijo...


Son cientos los ex-cubanos estrategas politcos a los que se le paga generosamente por elaborar un plan de componer una nueva Cuba igual a la de 1958 y solo hay que pensar en quienes les pagan y sus malas intenciones.

Eso son los que piensan, que de todas formas en la nueva Cuba ellos estaran muy bien y el rersto que se cague en su madre.

De todas formas en la vision de un mundo sin espewranzas que se destruye para empoderar el imperio anglojudio paises como Cuba sin bombas atomicas no juegan ningun papel y solo se trataria de intentar evitar matarse entre el mismo pueblo y esperar el final.