miércoles, 24 de mayo de 2017

¿Síndrome de Estocolmo?

"Ni mi lucha ni la de los trabajadores tiene que ser violenta, tiene que ser pacífica, pero firme para conseguir los objetivos", Andrés Bódalo ex dirigente del SAT a la salida de la cárcel con un permiso penitenciario.

La violencia "buena" es cosa sólo de unos pocos


"Apelo a la junta de tratamiento de la prisión y al juez de vigilancia penitenciaria para que hagan todo lo que puedan hacer para recuperar la libertad porque tengo una familia y gente que me quiere y yo no soy un peligro para esta sociedad"

¿Apelar a un régimen fascista, a una dictadura oligárquica que impone leyes y jueces? 

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Hay todo un mundo de gente bondadosa predicando la paz a los luchadores contra el sistema, cuando el sistema tiene detras una historia de sangre que hasta los antiguos judios de Moises y Josue de la Biblia envidiarian.

Por ejemplo, por menos que eso Washington ordeno el Caracaso en 1989. Hace solo tres decadas. Por menos que eso el judio Kissinger ordeno a los militares argentinos aquel famoso " maten todos los que tengan que matar pero bien rapido" que le gano un premio Nobel de la Paz. Hace solo cuatro decadas.

Para no hablar de israel por ser Tierra Santa. Visto asi los unicos que pueden matar serian los gobiernos llamados democraticos asesinando a sus propios pueblos si tiene permiso de Washington.

Anónimo dijo...

Es el modelo Podemos, el coche averiado que les han vendido a las "izquierdas".

Anónimo dijo...

Cagón.....

Viva Sevi.... y su ejemplo de lucha y resistencia en cualquier situación y condición.