jueves, 15 de junio de 2017

Cuando los generales zurdos de la OTAN se suicidan con la mano derecha

A mediados del pasado mes de diciembre, apareció muerto muy cerca de las Árdenas,  Bélgica, el Auditor General de la OTAN, Yves Chandelon. No se trataba, desde luego, de un hombre mayor. Tenía tan sólo 62 años y una salud a prueba de hierro.

La cuestión es que el jerarca de la Alianza militar occidental no murió por causas naturales. Su cuerpo apareció dentro de un automóvil, con una bala incrustada en el cráneo. En el mismo automóvil, con el cadáver apareció también una pistola, pero ubicada en la guantera.

UN  "HOMICIDIO CHAPUZA"

Otra llamativa circunstancia, alejada de las costumbres habituales del militar, es que el lugar en el que fue localizado su cadáver está alejado a unos 140 kilómetros, tanto de su oficina como de su vivienda, ambas situadas en Luxemburgo. Otra curiosidad añadida al “fallecimiento” de Yves Chandelon  es que él era titular de tres pistolas. Pero ninguna de ellas correspondía a la que apareció  alojada en la guantera de su vehículo.

Por si fuera poco, otro hecho sorprendente que se produjo en las enneblinadas circunstancias de su muerte, es que el disparo había atravesado el lado derecha de su cabeza. Pero resultaba que el funcionario de la alianza militar era zurdo… En fin, una auténtica chapuza.

En esta misma  línea de sorprendentes curiosidades, los grandes medios de comunicación internacionales, sea por la razón que fuere, eludieron insólitamente la publicación de una noticia tan relevante y “sustanciosa” como esta . Algunos alegan que el "olvido" estuvo provocado porque coincidiendo con  aquellas  mismas fechas se había producido, igualmente, la batalla de Alepo, en Siria, una matanza yihadista en Berlín  y el asesinato de dos diplomáticos rusos, uno de ellos embajador en Turquía. Ello favoreció, según la interpretación más piadosa con el “despiste” de los medios, que la noticia pasara "desapercibida" para las agencias.

LA FAMILIA DEL GENERAL NO SE LO CREE

Sin embargo, en una declaraciones al diario SudInfo, la familia del general Chandelon  cuestiona el suicidio como la causa real de su muerte. Las extrañísima sus contradicciones que se produjeron en  su muerte suscitan sus dudas acerca de que  fuera el  militar quien pusiera fin a sus días.

Pero, existen otras  circunstancias más que han terminado abriendo nuevos interrogantes. Según manifestó la familia al diario citado, fechas antes de que se produjera su desaparición, Chandelon realizó una serie de llamadas telefonicas en las manifestaba , con angustia, que se estaba sintiendo amenazado.Justamente por esas fechas, el oficial adscrito a la OTAN estaba investigando las vías por las que se estaba financiando el  terrorismo.

En una nueva y sorprendente coincidencia, el auditor general de la OTAN estaba trabajando  en la sede de  NSPA, ubicada en Capellen. Su trabajo consistía en analizar la contabilidad interna de la  alianza militar, así como las fuentes de   financiación de las que se nutría el terrorismo internacional. O dicho de otra forma: Chandelon intentaba  localizar cuáles eran realmente los orígenes  de los recursos que obtenía el Califato Islámico para sus múltiples actividades.

El diario Luxemburger Wort mantiene que el general se habría trasladado a Bélgica para visitar a un hermano. La policía belga, por su parte, dice estar investigando si el militar había recibido, efectivamente, amenazas relacionadas con su trabajo en la OTAN.  

MUERTES PARALELAS

La muerte de Chandelon coincide con el asesinato del comisario francés de policía de Limoges, Helric Fredou, que había logrado descubrir   las conexiones existentes entre el Servicio secreto francés y el Mossad israelí, en relación con el atentado contra la revista satírica francesa Charlie Hebdo, ocurrido en 2015.

Según informan fuentes periodísticas luxemburguesas, en la  contabilidad de la OTAN existe un “agujero negro” de 250.000 millones de euros, incluidos los fondos reservados, una parte de los cuales han ido a parar a los yihadistas.

¿Terminaremos por creernos, finalmente, que el general Yves Chandelon, siendo zurdo se suicidó con su mano derecha y luego colocó  cuidadosamente  su pistola en la guantera?

canarias-semanal.org

2 comentarios:

Anónimo dijo...


Ese tipo de gente que vive la gran vida democratica no se suicida, el tipo debia de saber algo muy sucio en su condicion de auditor y sus jefes decidieron eliminarlo para evitar un escandalo de los habituales en el mundo de la iniciativa privada.

La organizacion siempre ha mantenido una imagen muy limpia, cosa que nadie cree que sea real y este suceso puede dar una pista de los metodos que utilizan para mantener tan buen record entre gente que se dedican a matar y robar.

Anónimo dijo...

Puede que sea verdad o mentira, nunca lo sabremos.