viernes, 9 de junio de 2017

Noticias de los presos políticos

Ayer jueves 8 de junio, la ya ex presa política comunista Carmiña Cayetano abandonó la cárcel de Puerto III, en Puerto de Santa María -Cadiz-, y fue recibida a las puertas de la prisión por familiares y amigxs, desplazados desde varios puntos del Estado, para dar el primer abrazo a esta militante del PCE(r) que ha pasado 11 años en prisión (más 17 anteriormente en otras 5 encarcelaciones) por su compromiso con la lucha revolucionaria.


Eran las 10.50 de la mañana cuando Carmiña era recibida por tan solo tres personas en la misma puerta de la cárcel. A las tres únicas que la guardia civil dejó pasar (previa entrega de su documentación). Su hermana, una compañera y una Madre contra la Represión, venida desde Madrid para el recibimiento. Al resto de solidarios y solidarias venidas de Córdoba, Sevilla, Cádiz, Vigo, Extremadura y Madrid, la benemérita les había indicado que estaba prohibido mostrar banderas, pancartas y sacar fotos. Fuera del recinto carcelario, empezaron los abrazos, los saludos emocionados, los reencuentros con muchos viejos conocidos, compañeros, y con los nuevos solidarios que ahí están siempre mostrando empatía solidaria.

Treinta personas partieron a una comida de recibimiento, que se pudo alargar unas cuantas horas, pues Carmiña se queda hasta el sábado en Cádiz, puesto que ese 10, tiene vis a vis con su compañero Juan García Martín, militante del PCE (r) condenado a morir en la cárcel y preso también en Puerto III. El domingo 11 está previsto su recibimiento popular en Vigo, en el popular barrio de Sárdoma.

Carmiña, que conoce de primera mano las atrocidades del Estado fascista contra las y los que han luchado, luchan y lucharán; a lo largo de toda su vida, es un ejemplo personal de dignidad y compromiso.

Seis veces presa política, brutalmente torturada, negada la asistencia al entierro y aislada cuando falleció su hija en accidente de tráfico, dispersada a miles de kilómetros de su Galiza y familia. Primeros grados perpetuos, huelgas de hambre por la dignidad y contra el exterminio en prisión, desatenciones sanitarias penitenciarias, limitación y control total de llamadas y carteo...

A modo de “despedida”, el día 6, dos días antes de salir en libertad, Carmiña sufrió un cacheo en su celda, profundo, exhaustivo, absurdo, pero con la intención de mantener el control total a Carmiña hasta el último día.


amnistiapresos.blogspot.com.es

1 comentario:

Anónimo dijo...


Al menos no la mataron como suele suceder en las llamadas democracias, ahora a correr el riego en las calles que cada dia se ponen mas malas y con el aumento de las deudas se espera el regreso de los tiempos del terror facista para conseguir la paz social.

Y si no te mata el gobierno te puede matar un acto terrorista en represalia por los crimenes judeocristianos en el medio oriente.