domingo, 23 de julio de 2017

A esos convenios, hoy los llamarían "desfasados"

Así era el convenio laboral que regulaba el calor (y la lluvia) en 1936. Compárenlo con las condiciones en las que se trabaja actualmente donde los golpes de calor por trabajar a la intemperie con 50 grados al sol en verano, ya han provocado varios asesinatos de la Patronal.

El documento, firmado en Sevilla por la sección de albañiles del SUC y la patronal a menos de un mes del golpe franquista, establecía la jornada de 36 horas semanales y lograba importantes avances sociales.

Interesantísimo artículo publicado en lamarea.com 

Así era el convenio laboral que regulaba el calor (y la lluvia) en 1936

El documento, firmado en Sevilla por la sección de albañiles del SUC y la patronal a menos de un mes del golpe franquista, establecía la jornada de 36 horas semanales y lograba importantes avances sociales. Un libro editado por CGT-A analiza las bases negociadas, que apenas estuvieron en vigor 20 días.

Así era el convenio laboral que regulaba el calor (y la lluvia) en 1936

OLIVIA CARBALLAR

ocarballar@lamarea.com

“La jornada será de seis horas diarias y treinta y seis semanales, desde el primero de octubre hasta el 30 de marzo se repartirá de nueve a doce de la mañana y de una a cuatro de la tarde. En los meses de primero de abril a treinta de septiembre la jornada será de seis a doce de la mañana”. Es el artículo 6 del convenio colectivo firmado por la sección de albañiles del Sindicato Único de la Construcción (SUC) y la patronal de la industria el 26 de junio de 1936 en Sevilla, a menos de un mes del golpe de Estado franquista.

El documento está recogido en uno de los primeros trabajos de investigación realizados por el grupo de memoria de GCT-A, que lo recupera ahora como ejemplo de las conquistas sindicales ante la última muerte, en julio de 2017, de un trabajador en Morón de la Frontera en plena ola de calor. Se titula La jornada de seis horas de 1936 y está escrito por los historiadores Antonio Miguel Bernal Rodríguez, José Luis Gutiérrez Molina y el catedrático de Derecho Manuel Ramón Alarcón Caracuel.


2 comentarios:

Anónimo dijo...

Como diría mi amigo Evaristo (Polla Recors)" Cuanto adelanto o cuanto atraso" . Manda cojones que estemos ahora peor que en el 36 .

Va a ser cosa de empezar a replantearse otra revolución o algo que ponga en su sitio a todo el mundo , el Pueblo esta cansado de mantener a golfos maleantes.

Julio T. dijo...

Replantearse otra revolución no, compañero, la revolución siempre tiene que estar presente en la mente del proletariado, además es cuestión importantísima trabajar día a día en ella, o que crees que están haciendo todos los destacamentos comunistas en España o a nivel internacional?

El capitalismo núnca cambiará de cara y hoy es más fuerte que antes, aúnque hoy está sufriendo los coletazos de su propia crisis y apestando de su podredumbre. Repito, solamente el proletariado, su sepulturero logrará enterrarlo de una véz para siempre,pero primero siempre al grito de revolución, revolución socialista.