lunes, 24 de julio de 2017

ALBA, el frente antiimperialista de América Latina

Los países miembros de la ALBA-TCP rechazaron la amenaza estadounidense de nuevas sanciones a Venezuela, que califican como intervencionista.

“Los países del ALBA-TCP rechazan a aquellos países que no sólo ignoran el ordenamiento jurídico venezolano y el Gobierno constitucional y legítimo del presidente Nicolás Maduro, sino que también ponen en riesgo el estatus de América Latina y el Caribe como zona de paz alcanzada en la Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) en el año 2014”, expresó el comunicado.

Según el texto, esta amenaza —que ha provocado el rechazo del Gobierno de Maduro— pesa sobre altos cargos como el ministro de Defensa, Vladimir Padrino López, y el primer vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), Diosdado Cabello.

A juicio de los países miembros del ALBA-TCP, la intimidación del Gobierno norteamericano constituye una clara violación del derecho internacional y una inaceptable aplicación intervencionista de las leyes estadounidenses".

Los países del ALBA-TCP rechazan a aquellos países que no sólo ignoran el ordenamiento jurídico venezolano y el Gobierno constitucional y legítimo del presidente Nicolás Maduro Moros, sino que también ponen en riesgo el estatus de América Latina y el Caribe como zona de paz alcanzada en la Cumbre de la Celac (Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños) en el año 2014”, se lee en el comunicado de la ALBA-TCP.

La nota expresa además dudas de que Washington busque verdaderamente el fin de la crisis política de Venezuela, como afirma. "La decisión de sancionar nada contribuye a la resolución de la situación que atraviesa el país”, expresa el comunicado.

La Administración de EE.UU. planea sumar a las posibles restricciones, otras contra toda transacción que realice en dólares la compañía estatal Petróleos de Venezuela Sociedad Anónima (PDVSA),  medida que está “entre las más duras en discusión en la Casa Blanca”.

El Gobierno de Venezuela rechazó la amenaza de sanciones de Estados Unidos, país que advirtió de la imposición de fuertes medidas económicas si Maduro mantenía su plan de celebrar una Asamblea Nacional Constituyente (ANC) para reescribir la Carta Magna.

Maduro aseguró que Venezuela seguirá adelante con la elección de los constituyentes, prevista para el próximo 30 de julio, y calificó de vulgar e insólito el plan de Washington.

almayadeen.net

1 comentario:

José Koba dijo...

Pues segun los burócratas del aparato del KKE y sus patidos-títere, el ALBA es una estructura imperialista.