domingo, 30 de julio de 2017

El Nuevo Trotskismo

Por José Koba


Las posiciones políticas del actual aparato del KKE y sus partidos-títere con respecto al antiimperialismo los situan en el mismo campo político que el trotskismo tradicional. 

Ellos han concebido una teoría dogmática y antidialéctica segun la cual no puede haber sectores de la burguesía nacional o de la pequeña burguesía en los paises dependientes que puedan jugar un papel contra el imperialismo. Consideran que cualquier gobierno con participación de sectores de esta burguesía tienen que estar integrados necesariamente en uno de los bloques imperialistas.

Esto es un dogma que contradice los principios leninistas con respecto al imperialismo y también toda la tradición del Movimiento Comunista con respecto a esta cuestión. 

He aquí la exposición clara y didáctica del camarada Stalin con respecto a la cuestión:

"El carácter revolucionario del movimiento nacional, en las condiciones de la opresión imperialista, no presupone forzosamente, ni mucho menos, la existencia de elementos proletarios en el movimiento, la existencia de un programa revolucionario o republicano del movimiento, la existencia en éste de una base democrática. La lucha del emir de Afganistán por la independencia de su país es una lucha objetivamente revolucionaria, a pesar de las ideas monárquicas del emir y de sus partidarios, porque esa lucha debilita al imperialismo, lo descompone, lo socava....La lucha de los comerciantes y de los intelectuales burgueses egipcios por la independencia de Egipto es, por las mismas causas, una lucha objetivamente revolucionaria, a pesar del origen burgués y de la condición burguesa de los líderes del movimiento nacional egipcio, a pesar de que estén en contra del socialismo...Y no hablo ya del movimiento nacional de otras colonias y países dependientes más grandes, como la India y China, cada uno de cuyos pasos por la senda de la liberación, aun cuando no se ajuste a los requisitos de la democracia formal, es un terrible mazazo asestado al imperialismo, es decir, un paso indiscutiblemente revolucionario."

(Puede leerse el artículo completo aquí: 


La fidelidad a este dogma antimarxista les lleva a considerar como enemigos integrados en un polo imperialistas a gobiernos como el de Venezuela o Bolivia, contradiciendo la postura de apoyo de los comunistas de estos países a sus respectivos gobiernos en su lucha antiimperialista o la solidaridad antiimperialista de la práctica totalidad del Movimiento Comunista Internacional. También consideran imperialista a estructuras económicas y políticas como el ALCA al que pertenece Cuba.

El caso de Siria es especialmente sangrante. El pueblo sirio, con su ejército y su gobierno al frente están afrontando la mayor ofensiva del imperialismo desde Vietnam. Los comunistas sirios están integrados en este gobierno a través del Frente Nacional Progresista. Sin embargo estos iluminados consideran a este gobierno como imperialista y a la lucha del pueblo sirio como una lucha interimperialista. 

Su dogmatismo también les hace considerar el Socialismo como algo cerrado y acabado y no como una etapa de transición en evolución sujeta a múltiples factores internos y externos. Por eso consideran a Corea Democrática como no socialista o que se está restaurando el capitalismo en paises como Cuba o Vietnam. Sus posiciones coinciden absolutamente con el trotskismo tradicional y por eso hay que situarlos en ese campo  ideológico y político.

2 comentarios:

Julio T. dijo...

Totalmente de acuerdo, el KKE tuvo muchas oportunidades de llevar a la clase obrera hácia unas posiciones revolucionarias cuando los oportunistas y traidores de Syriza llegaron al poder ante tantas huelgas, manifestaciones y tanto desangrar al pueblo. El KKE es un partido comunista con muchísima militancia actíva, pero cuando se producen elecciones generales, que casualidad que sacan más diputados Amanecer Dorado que ellos?, se ve su trotskismo, son marxistas-leninistas pero de derechas, quieren que el capitalismo se integre pacificamente en el socialismo, y estas eran las posiciones de Mao y de Trotski entre otros.
La no firma por parte del KKE y del Partido Comunista de Mejico a la Declaración de Caracas pone de manifiesto lo dicho en contradicciones con el marxismo-leninismo.

Aquí vemos ahora los dos partidos PCPE, la fracción liderada por Astor cada día que pasa vemos con más claridad sus intenciones, en un principio me parecian más loables que las de Carmelo Suarez y Julio Diaz, pero me doy cuenta, después de años alejado y como dirigente localque fuí del PCPE la desviación trotskista de esta fracción, aliada con el KKe y el PCM.

Es una pena, malos tiempos para el PCPE, aúnque peor para los otros,que acabaran desapareciendo o integrandose en el sector leninista del PCE, veremos.

Manos Fuera de China dijo...

Una serie de puntualizaciones.

Que el autor corrija un error en su artículo, porque escribió "ALCA" donde es "ALBA".

Me alegro mucho de que por fin se diga la verdad, pero también es cierto, y debo decirlo, que lo que ahora está empezando a decir el PCPE liderado por Carmelo es lo que llevo diciendo desde 2013 como administrador del blog www.manosfueradechina.blogspot.com

Miren, en estos documentos escritos en 2014 y 2016 ya exponía un análisis profundo sobre la desviación trotskista del KKE:

https://drive.google.com/file/d/0B5-7Lf_rNKnXSE50a0FWVktUbE0/view

https://drive.google.com/file/d/0B5-7Lf_rNKnXSlFkTE0yYnluM28/view

Bueno, y acerca de que Trotski o Mao dijeran que el capitalismo debe integrarse pacíficamente en el socialismo, me temo que esto es una simplificación/manipulación. Lo único que dice el trotskismo del capitalismo es que no puede haber socialismo si no hay una revolución mundial, y que si esto no se produce, particularmente en países atrasados, hay que renunciar a construir el socialismo.

Y en cuanto a Mao, esa afirmación es una manipulación porque lo único que dijo Mao es que el capitalismo conviviría con el socialismo en la etapa de "Nueva Democracia", que duró 3 años, entre 1949 y 1951. Al inicio del segundo plan quinquenal en China, la propiedad capitalista representaba solamente un 3% del PIB.

Además, es un falso debate el si es posible o deja de ser posible que el capitalismo "se integre pacíficamente" en el socialismo, puesto que en la RP China el Partido Comunista ejercía un control total. Y pro eso costó el mínimo esfuerzo suprimir la propiedad capitalista a mediados de los años 50 y posteriormente (cosa que fue un error por cierto).