sábado, 22 de julio de 2017

Espacio postsoviético

Hola, las (...) fotos son en la fortaleza de Brest, con el monumento al soldado desconocido, la llama eterna, los enterramientos de víctimas de la invasión nazi (...) la estación ferroviaria de Brest, frontera entre Polonia, y por extensión el mundo occidental, y la unión aduanera de Bielorrusia y Rusia.

Cuando fui a Bielorrusia era porque sabía que era la única nación post-soviética en la que se seguía practicando el modelo soviético. Recorrer Bielorrusia con la bicicleta, por carreteras que me llevaban por cualquier lado, viendo infinidad de aldeas y ciudades de todos los tamaños, me forjó una idea no sólo de cómo lograron resistir en la Unión Soviética la invasión en la segunda guerra mundial, sino también, cómo lograban entonces resistir las embestidas del mundo occidental. 

Personalmente observé cómo muchas cosas (aspectos de la vida) son muy diferentes aquí que allí, y por extensión a la raíz de la conducta social en toda la Unión Soviética. Me impregné de todo ello. Pero es difícil hacer un juicio sobre Bielorrusia, una nación en transformación, hacia dónde va, lo que importa es el cómo, el pueblo decide. Hace algún tiempo, al filo de una noticia sobre que Bielorrusia iba a endeudarse algo, pues los bielorrusos querían poder comprar bienes de consumo, el periodista de un medio se apresuró a preguntar sobre el tema al "superdictador" (para occidente) Alexander Lukashenko y éste les respondió en el sentido de que lo que se iba a hacer era lo que decidiera el pueblo bielorruso, vía los cauces correspondientes, me imagino, que se refería al parlamento Bielorruso. 

Parece ser que la variedad, la gama de partidos políticos en Bielorrusia, es algo sin igual en todo occidente, pero claro, Bielorrusia es la "superdictadura" porque no se deja acosar por bandas de criminales financiados por occidente, en la última elección presidencial dieron una lección de"pacifismo" esas bandas de criminales, un autobús lleno de objetos de agresión contundentes fue interceptado antes de las protestas, y durante las protestas, donde asaltaron el palacio de la República, que prueben a hacer lo mismo en Ejpaña u otro cualquier país occidental a ver qué pasa, y la policía tuvo que actuar, lo atajaron deteniendo a los líderes de la oposición que alentaban estas protestas "pacíficas", pero claro ésto les sentó mal a los jefes de estado europeos de fensores del vandalismo y se plantaron y se fueron antes del acto de proclamación de Alexander  Lukashenko. 

Que se vayan pues a putear a sus pueblos que les votan y les aguantan, mira qué pena.

Un saludo

Javier







2 comentarios:

Anónimo dijo...

Bueno de Lukashenko lo mínimo que se puede decir es que es un oportunista capaz de cambiar de caballo en medio de la carrera, y poco de fiar. Acaba de ser recibido en Kiev con honores de "monarca" de opereta. Con abrazos y gestos más que afectuosos, por el mercenario golpista Poroshenko. No es que Lukashenko ignore el carácter criminal e ilegal de su "amigo" Poroshenko, y que Ucrania es hoy un estado fallido que vive de las limosnas de la UE y EE UU. Con lo cual, poco interés económico tiene la visita, difícilmente Kiev puede pagar la ayuda militar que Lukashento le lleva brindando, y con la que asesina a los habitantes de Donbass. Tonto sería Lukashenko de afirmar que Rusia agredió a Ucrania, Lukahenko dice que Crimea es Rusa, pero no en Kiev. Es que sino podría peligrar el gas ruso a precio de ganga, y el enorme mercado para las exportaciones agrícolas de Bielorrusia, que es Rusia. Pero es que luego sus diputados o de su partido votan en la OSCE contra la "ocupación rusa de Crimea y Sebastopol". También parece cuando afirma en Kiev, que la frontera entre Ucrania y Bielorrusia es "frontera de paz" y que ninguna agresión puede venir de Bielorrusia, de la que la base rusa en territorio Bielorruso, que lo protege y saca buenos réditos, no permite instalar los misiles Iskander con cabezas nucleares. Quizas ignore Lukashenko, que Poroshenko y los suyos quieren la entrada de Ucrania en la OTAN. Lo mismo para cundo quiera darse cuenta, tenga de sus "amigos" de la OTAN, un misil en todo el culo, y a tomar por ende, se vaya, el que sus "amigos" llaman: "el último dictador de Europa".

Rebelde dijo...

18:41:
En parte, comprendo tus argumentos, pero no me parece bien el tono de tu comentario. Quizá podríamos cuestionarnos si el egoísmo de los pueblos, países, justifica las acciones que se toman a nivel político. Y entonces deberíamos valorar en nuestro país, España, si el conjunto de acciones políticas, militares y comerciales se justifican por los resultados a nivel social. Y entonces, porqué el misil en todo el culo para que a tomar por ende se vayan se lo encontraran no solo el jefe de estado, sino bastantes más. Y luego iríamos a fuera, a predicar con el ejemplo. Después de dejar de vender armas a los países que se les vende, después de dejar de colaborar en la desestabilización, injerencia e invasión de otros países, después de dejar de colonizar económicamente otros países, después de dejar de firmar tratados bilaterales con otros países para favorecer la inmigración masiva o la inversión económica descontrolada.