jueves, 27 de julio de 2017

Hasta la RNE española lo reconoce

Eso lo escuchamos a la emisora  vocera del régimen franquista de los Borbones en su informativo de las 8 de la mañana. Si bien no se implicó a fondo (para que no lo boten del trabajo que la cosa está jodida), el corresponsal de RNE en Caracas dijo, con variadas palabras, que la huelga no funcionó excepto en los barrios de los millonarios.

Si se mide con respecto al paro del pasado jueves, el resultado no fue bueno. Ya se había visto aquel día que la medida no había contado con el respaldo de los trabajadores -únicos en poder paralizar un país- ni con la totalidad de los empresarios.

Caracas iba a amanecer como ciudad sublevada. Eso se podía imaginar al leer las declaraciones de los dirigentes de la derecha. Era el día uno del paro de 48 horas, una medida destinada a escalar la presión de calle para impedir las elecciones a la Asamblea Nacional Constituyente del próximo domingo 30 de julio. La realidad fue otra: Caracas se pareció a un día feriado en algunas zonas.

Al menos así lo fue en horas de la mañana. El este de Caracas, donde reside la mayor parte de la base social de la derecha, hubo poco movimiento. Negocios cerrados, autobuses a cuenta gotas, y una multiplicidad de trancas, tanto en urbanizaciones, como Boleíta, como en autopistas, como Prados del Este. Con un detalle: eran más escombros, basura, troncos, alambres, que gente. En algunas eran dos o tres personas, otras estaban desiertas. La sublevación prometida era en la práctica un juego de calles cerradas sin nadie.

El oeste de la ciudad presentó otra cara desde el inicio del día. Con menos actividad que de costumbre, lejos de parecer una ciudad en paro. Transportes, negocios, en su mayoría abiertos, circulación de gente, de una normalidad caraqueña en esta situación de conflicto prolongado.

Eran como dos ciudades, de espaldas una a la otra. El corte, como es habitual, era de clases.

Así transcurrió la mañana y el mediodía, en una calma que antecede la tormenta. Fue en horas de la tarde donde el escenario cambió, y entraron en escena los dos niveles de violencia que tiene organizada la derecha. El primero se desarrolló en Bello Campo, donde grupos de choque -“escuderos” bendecidos por curas y dirigentes como Freddy Guevara- fueron a buscar el enfrentamiento con las fuerzas de seguridad. El objetivo era generar el hecho mediático, la imagen que luego sus medios se encargarían de invertir y de presentar como una “arremetida del gobierno” contra ellos. En los hechos las líneas de choque organizadas actuaron con piedras, bombas molotov, morteros, y -lo que nunca reconocerá la derecha- como gente armada que disparó desde el techo de un edificio.

El otro nivel se activó en otros puntos de la ciudad, como en Petare y Macaracuay. Sin cámaras, ni construcción épica en torno a los “escuderos”. Se trató de la activación de grupos que atacaron armas de fuego a las fuerzas de seguridad del Estado. En uno de los casos de Petare, las células atacaron primero desde barricadas entre los edificios, para luego meterse barrio adentro y disparar desde escaleras, techos. Todo ante el paso de vecinos de la zona, niños, trabajadores de regreso a sus casas.

Algo similar ocurrió también en otros puntos del país. En el estado Lara, por ejemplo, grupos de la derecha atacaron e incendiaron la alcaldía de Duaca. Fue presentado como una arremetida de las fuerzas de seguridad del Estado. Siempre, suceda lo que suceda, aunque la evidencia sea innegable, el esquema es el mismo: poner como víctimas a quienes atacan, disparan, queman.

***
La derecha anunció el éxito total de su medida. Así como la había hecho la semana anterior, así como la hará en cada acción. Si se mide con respecto al paro del pasado jueves, el resultado no fue bueno. Ya se había visto aquel día que la medida no había contado con el respaldo de los trabajadores -únicos en poder paralizar un país- ni con la totalidad de los empresarios. Esto último lo había subrayado el mismo J.J Rendón desde Miami en una entrevista el domingo: una parte del empresariado no había acatado la medida, en particular las grandes industrias. Lo mismo sucedió este miércoles. El paro se sintió aun menos.

Si se lo piensa en términos de consenso en la población, la respuesta tampoco es positiva. Una de las imágenes que más se vio en el este fue la de gente esquivando barricadas -sin nadie- y caminando para ir a sus lugares de trabajo. El paro no sumó, las trancas no sumaron. Fueron los mismos, incluso menos, y sin respaldo de la mayoría de quienes viven de su trabajo.

En cuanto a pensar el paro como una medida en escalada hacia el domingo 30, el balance tampoco es favorable. Se esperaba una ciudad sublevada y fue un paro solo en algunas zonas de Caracas. Quedan tres días antes del domingo. ¿Tienen una carta escondida que jugarán de imprevisto? Lo que es seguro es no lograron avanzar en el movimiento de acumular fuerza movilizada para presionar al gobierno y forzarlo a cambiar de rumbo.

La única forma de pensar la medida como no-negativa, es si se proyecta el conflicto de manera prolongada -con la estrategia del doble gobierno- donde el 30 será el inicio de una nueva fase de la escalada. En ese sentido el paro se proyectó hacia el frente internacional, y mantuvo una actividad para su base social, para los comerciantes y transportistas descontentos con el gobierno -aunque no todos los que cerraron y pararon lo hicieron por voluntad propia: muchos fueron amenazados, como lo muestran los carteles- Así entonces se puede pensar que el paro resultó relativamente.

***
La derecha mantiene una proporción que casi nunca falla: apela a la violencia y el frente internacional cuando desciende su capacidad de convocatoria. Pasó nuevamente este miércoles, y nuevamente los números no resultaron: la Organización de Estados Americanos no tuvo el respaldo buscado por los Estados Unidos para escalar la presión diplomática sobre Venezuela.  

Por su parte el chavismo está ante un desafío central: lograr una alta participación en las elecciones del domingo, un hecho que daría una legitimidad necesaria a la ANC. Este jueves, mientras se desarrolle el segundo día del paro, tendrá lugar el cierre de campaña en Caracas. El cuadro de violencia impuesto por la derecha podría resultar beneficioso para el chavismo: agudiza la confrontación política y, como se sabe, el chavismo se hace fuerte en el debate, la polarización, y, sobre todo apuesta -como la mayoría de la sociedad venezolana- a la resolución democrática de los conflictos.

El escenario golpista, planteado por la derecha con el plan del gobierno paralelo y la violencia, parece a todo o nada. Cada día, entonces, es clave.

Telesur

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Mientras venezolanos son carne de cañón, otros son son asesinados en Venezuela ELLOS SON COORDINADORES del senado a la Casa Blanca:
Desde Boca Ratón , Florida y del Ultrafascismo venezolano, Voluntad Popular Tienen un buen candidato, que van haciendose de oro y recaudando para reinvertir en crimen y violencia..

https://www.facebook.com/donate/853885781427111/

Su Curriculum: (Harvard,Yale, lo que pueda imaginar y más)

https://www.linkedin.com/in/jorge-a-jraissati-7bb13412a

Anónimo dijo...

SOY UN DE LOS 14 MILLONES QUE VA A VOTAR EN VENEZUELA GRACIAS A NUESTRO DIOS LES QUEDAN 3 DÌAS NI UN MINUTO MÀS SE TERMINO!!!
GUARIMBEROS,LADRONES,ASESINOS,TERRORISTAS,FASCISTAS,BACHAQUEROS,VENDE PATRIA,CARA È TABLAS,PERO SOBRE TODO, MUY PERO MUY MENTIROSOS,ELLOS LA MUD SOLO QUIERE ES EL PODER PARA ARRUINAR A VENEZUELA Y ENTREGARLA A LOS ESTADOS UNIDOS! SEREMOS GAFO SI DEJAMOS QUE ESTOS SIN NOMBRES NOS QUITEN A LA VENEZUELA QUE VIENE HERMOSA,
VENEZUELA PARA TODOS LOS VENEZOLANOS ESCUCHEN BIEN PARA TODOS LOS VENEZOLANOS NO COMO LA MUD SOLO PARA ELLOS PARA MÀS NADIE, SEREMOS PENDEJOS Y NO LOS SOMOS PENDEJOS,,,, PENDEJOS SON USTEDES QUE NO QUIEREN ABRIR LOS OJOS O SE QUEDARON CIEGOS Y BRUTOS POR ESO LO QUE DAN ES LASTIMAS SE QUEDARON EN LA MIERDA,.LO ÙNICO QUE LES QUEDA ES LA CARCÈL...