miércoles, 12 de julio de 2017

Profético Fernando Aramburu

El problema es que habla del pasado pero lo que afirmó en su momento sigue ocurriendo hoy en la totalidad del régimen del Clan de los Borbones y son otros los autores. Eso no lo dice.

"En 1996, Fuegos con limón, la primera novela de Aramburu, nos deslumbró a bastantes lectores. Era un relato extenso, sin prejuicios ni pudores, aparentemente salvaje, pero que hablaba de la fe de unos muchachos en la virtud salvadora de la literatura. Y, en su fondo, dejaba ver los perfiles de esa piedra cruel y berroqueña que la hipocresía nos hace llamar “el conflicto vasco” (...). 

Ahora la vieja piedra se llama simplemente Patria y el libro es una novela extensa y memorable que abarca 40 años de fascistización de una sociedad cerrada y recelosa y otros tantos de degradación moral de las instituciones del Estado. Allí está todo: el mundo de la lucha armada y el encarcelamiento de sus héroes, la hipócrita y cruel ocultación de sus víctimas, la constitución de una mentalidad de “pueblo elegido” y perseguido, el bochornoso papel de la Iglesia católica y sus imanes parroquiales, la diaria y sistemática práctica de división de una comunidad en buenos y malos. Aramburu ha retratado las dos caras de una sociedad arcaica y patriarcal que ha preservado los valores de unidad familiar (es significativo que castellanohablantes y euskaldunes usen la misma nomenclatura vasca de la jerarquía familiar: amona, aita, ama, osaba…) y donde la cuadrilla es el instrumento de socialización de adolescentes y jóvenes" (El País, septiembe 2016)"

"Ha habido escritores cómplices con el terrorismo, es evidente, han puesto su escritura al servicio de una causa. No eran hombres libres" (Fernando Aramburu)

No es que los haya habido, que sí; sin embargo hoy los hay en cantidades infinitas. Están por todas partes anatematizando, culpando, colaborando con los jerarcas del régimen identificando a todo disidente para que se proceda a su encarcelación, pese a que su única arma sea la palabra discrepante o incluso algún chiste molesto.

No hay comentarios: