miércoles, 30 de agosto de 2017

El martirio de Khamis Gadafi

Khamis Gadafi es una leyenda cuya historia se registra en la batalla por la defensa de Libia, el hombre traanquilo y resuelto conocido por todos sus colegas. El General de División Khamis, comandante de la 32ª Brigada de élite, se convirtió en un héroe nacional que nunca será olvidado.

Cuando comenzaron los acontecimientos del 17 de febrero, la brigada de élite fue la primera en entrar en el campo de batalla. No quería desplegar sus fuerzas en las calles y barrios de Trípoli, sino en la ciudad de Zawia para librarla de los terroristas que la controlaban.

La 32ª Brigada, potenciada por la sabiduría, la calma y la cooperación conjunta con las fuerzas antiterroristas, logró liberar la ciudad con pérdidas mínimas. La milicia de Misrata fue derrotada. Zliten fue el punto de partida de una brigada que en pocos días logró controlar las calles más importantes de Misrata y alejar a los terroristas.

Las fuerzas de la brigada de élite 32, junto con unidades de civiles armados que participaron en la batalla para liberar Misrata, establecieron un plan militar para limpiar la ciudad atacando a traidores y terroristas desde varios ejes. También apeló a rendirse a traidores y terroristas. El estado no quería una guerra en Misrata, que podría destruir toda la ciudad.

En ese momento, los traidores difundieron mentiras sobre violaciones que atribuyeron al ejército y las fuerzas de defensa civil y se pusieron en contacto con los franceses para pedir la intervención de la OTAN. Después de la intervención de la OTAN, aviones y misiles atacaron a la 32ª Brigada.

Los planes de Khamis eran lo máximo que podía ofrecer un comandante que peleaba una batalla que no tenía precedentes. Su logro culminante fueron los meses de progreso militar bajo el constante bombardeo de la OTAN, que todavía se discute en las academias militares rusas donde el comandante de élite recibió entrenamiento.

El día del repliegue, que tuvo éxito con pérdidas mínimas, Khamis llamó al comandante supremo de las fuerzas armadas, al comandante en jefe y al cuartel de operaciones del pueblo armado. Era un hombre que respetaba a sus líderes y compañeros, incluso en las circunstancias más difíciles.

Después de los acontecimientos del 17 de febrero, los libios que se oponían a toda la trama se sintieron profundamente agradecidos a Khamis. Comenzaron a llamar a la brigada de élite el Batallón Khamis, y a su cuartel general, los campos de Khamis.

En el octavo mes del triste año, la Brigada sufrió fuertes pérdidas como resultado del bombardeo de la OTAN en todos los sitios en las que estuvo estacionada, Khamis se convirtió en el blanco de todas las fuerzas malignas en el mundo que utilizaron a los medios de comunicación para anunciar la muerte del comandante cada vez que era bombardeado un objetivo civil.

El propio Departamento de Estado de Estados Unidos anunció hasta tres veces el asesinato de Khamis para frustrar la moral de las fuerzas de la brigada, así como del pueblo libio. Después de la caída de Trípoli, Khamis viajó en dirección a Tarhuna para organizar a la resistencia y retomar Trípoli de traidores y terroristas. Hubo un ataque a su convoy, algunos dicen que fue un avión de la OTAN, otros dicen que fue una emboscada.

Lo importante es que el destino de Khamis se convirtió en un misterio, y los informes  contradictorios basculaban entre el traslado de su cuerpo a Bani Walid y su salida del país para tratarse de las lesiones sufridas.

Hoy, Khamis y su brigada de élite es la obsesión de los traidores cada vez que una ciudad libia se rebela para expulsar la oscuridad que se cierne sobre ella. Han pasado los años y su ausencia ha reforzado la percepción de que la 32ª Brigada sigue siendo la salvación. Esto se ha convertido en una doctrina en el corazón de los libios que nadie puede ni cambiar ni dañar.

Khamis Gadafi es un fenómeno digno de estudio. Es un hombre que no murió a los ojos de sus partidarios que desean volver a apoyarle, mientras que sus enemigos lo siguen odiando y temen su regreso.

Yo, como ustedes, pienso que estará vivo y que regresará para liderar la batalla de liberación de Libia. Pero los deseos son una cosa y la realidad otra. La solución pasa por asumir el ejemplo de Khamis Gadafi y que todos cumplan con su deber de retomar su legado, pionero, de valor y heroísmo, para combatir en la última batalla y conquistar la gloria.

rcmlibya.wordpress.com

No hay comentarios: