martes, 5 de septiembre de 2017

La industria farmaceútica sólo busca su enriquecimiento

El ex ministro de Salud argentino, Daniel Gollan, critica a los laboratorios privados y opina sobre la posibilidad de implementar una ley que incluya a los laboratorios públicos. Además: apunta a los organismos internacionales por no limitar las ganancias del sistema.

A partir de la presidencia Ronald Reagan “empiezan a cooptar todo el sistema científico de investigación pública en salud y lo ponen al servicio de las empresas privadas”, aseguró Daniel Gollan, ex Ministro de Salud argentino.

El gran cambio global empezó a tomar forma en los últimos 30 años. Comenzó en Estados Unidos con la apropiación de las investigaciones científicas públicas por parte de empresas privadas y siguió en los años ’90 con la creación de una “ingeniería jurídica que cooptó el conjunto del conocimiento e instaló el sistema de patentes de medicamentos en el mundo”, explicó el doctor Gollan.

Así, la industria farmacéutica pasó a ser el tercer sector de la economía mundial, detrás de la venta de armas y el narcotráfico.“Y muchas veces en esas tres décadas ocupó el primer puesto”, recalcó Gollan. Y se consolidó una lógica de la ganancia en la que la salud del ser humano dejó de importar. “Tienen en sus manos un producto que es la diferencia entre la vida y la muerte, entre vivir mejor o vivir peor”, reflexionó.

Los laboratorios “se quedan con la exclusividad de la comercialización en forma casi indefinida”, lo que trajo como consecuencia niveles de precios muy altos.
Ejemplificó con el tratamiento contra la Hepatitis C — el Sofosbuvir — que cuesta 2 $ y se vende en EEUU a mil. “Hay remedios con los que gana 20.000 por ciento”, seguró Gollan.

Entre otros conceptos muy importantes Gollan aseguró que el complejo militar industrial estadounidense y el farmacéutico “están unidos”.
“Venden armas y medicinas las mismas empresas y los mismos grupos de accionistas“, puntualizó.

En el programa radiofónico ‘Voces del Mundo’ (Sputnik Radio) se entrevistó además al especialista Amilcar Salas Oroño, sobre la privatización de 57 empresas públicas brasileñas puesta en marcha por el presidente de facto, Michel Temer, que marca “el regreso de una lógica de política económica de los años ’90”.

Esto va a “hacer perder soberanía y recursos estratégicos para el país”, aseguró Salas Oroño. Explicó que el grueso de las medidas deberán ser “confirmadas por el parlamento”, pero afirmó que en este momento, “los diputados están para cualquier cosa” y “han dado varias muestras de ello”.

Aseguró además que en lo relacionado con la comercialización, “la energía va a pasar a ser más costosa para el brasileño medio”.

Telma Luzzani

No hay comentarios: