domingo, 17 de septiembre de 2017

Si Salman no colapsa por sí mismo que alguien le "ayude"

Pronostican el colapso de Arabia Saudí en dos o tres años.

El deterioro económico, el aumento de los arrestos de disidentes y los problemas dentro de la cúpula gobernante han llevado a Arabia Saudí al borde del colapso.

Los grupos de derechos humanos, incluidos Amnistía Internacional (AI) y Human Rights Watch (HRW), condenaron la “represión coordinada de la disidencia” por parte de Riad en alusión a la detención de decenas de figuras religiosas en el país.

Según varias fuentes no identificadas, las organizaciones de derechos y periodistas, desde el 9 de septiembre, las fuerzas de seguridad saudíes han arrestado a unas 20 personas (o 30, de acuerdo con otras fuentes) por oponerse a la monarquía de Al Saud que rige el país.

Los críticos con las detenciones especulan que el régimen saudí busca aplastar las voces disidentes en el contexto de la crisis política entre Arabia Saudí y Catar o que el monarca saudí, el rey Salmán bin Abdulaziz Al Saud, podría estar preparándose para abdicar en favor de su hijo, el príncipe heredero Mohamad, aunque las autoridades desmienten esto.

En una entrevista el viernes con The New York Times, un alto cargo saudí aseguró que las detenciones no estaban dirigidas a consolidar el poder del príncipe Mohamad, sino que forman parte de un plan de seguridad para garantizar la estabilidad del reino. El oficial, que quiso permanecer en anonimato, acusó a los detenidos de recibir fondos de países extranjeros para desestabilizar Arabia Saudí.

No obstante, Sarah Leah Whitson, directora de Oriente Medio en HRW, aseguró recientemente que los arrestos tienen “motivaciones políticas”. “Es otra señal de que Mohamad bin Salmán no tiene ningún interés real en mejorar la posición de su país en cuanto a la libertad de expresión y el Estado de derecho”, afirmó.

Aparte de la insatisfacción social, la monarquía saudí vive además, problemas dentro de la familia real. El orientalista Said Gafúrov opina que el cambio de poder en este país es una decisión “realmente forzosa”, a pesar de que el príncipe heredero, de 32 años, tiene muchos oponentes tanto entre la población como entre la propia cúpula gobernante.

Según el experto, muchos culpan a Mohamad por la invasión de Yemen en 2015, así como de los numerosos problemas económicos, pero por el momento, no hay alternativa para sustituirlo.

“El tiempo no espera, y no hay candidato alternativo. La familia real no está dispuesta a compartir el poder. Además, parece que el estado de salud del rey no es muy bueno”, reporta este domingo el canal ruso RT, citando a Gafúrov.

El experto precisa que sin resolver los problemas económicos y ante la falta de una verdadera reforma en dicho sector, el país árabe tiene un futuro incierto. “La economía saudí se está asfixiando. La situación es muy desequilibrada”, dice Gafúrov.

El año pasado, el príncipe Mohamad bin Salmán propuso un plan para el desarrollo del país hasta 2030. En particular, el documento propuso prestar especial atención a las industrias de alta tecnología, así como construir reactores nucleares e invertir en educación para diversificar una economía totalmente dependiente del precio del petróleo. Sin embargo, esta iniciativa resultó ser demasiado ambiciosa, cree el orientalista.

“Mohamad bin Salmán tendrá una tarea muy difícil: reformar el sistema evitando una explosión social”, destaca Gafúrov, que agrega que el país correrá el peligro de colapsar, si no se aplican las reformas necesarias. “Arabia Saudí tal y como existe actualmente no durará mucho, dos o tres años como máximo”, pronostica el analista.

Hispan TV

No hay comentarios: