viernes, 29 de septiembre de 2017

Un perrito díscolo pero fiel, siempre vuelve con el amo

El tipo nos caía hasta simpático porque tenía su gracejo cuando cargaba contra  EE.UU. o su lucha contra los narcos, incluso le propuso a los comunistas olvidar agravios para combatir juntos contra el terrorismo islamista. En fin. Alguien le dio un jalón de orejas y comienza a retornar al seno del Señor. En consecuencia no podía faltar el combatir más a la guerrilla comunista que a la sucursal del Daesh que EE.UU. implantó en ¿su país?. Nadie lo echará de menos cuando desaparezca.

El presidente filipino suaviza su postura ante EE.UU. y dice que ese país es un aliado importante de Filipinas.

El mandatario filipino, Rodrigo Duterte, consideró el martes como “agua pasada” su actitud crítica contra Washington durante el discurso que pronunció con motivo del 116º aniversario de la batalla librada en Balangiga, una de las más sangrientas del conflicto entre Filipinas y Estados Unidos.

En el evento, Duterte dijo que le habían aconsejado rebajar el tono incendiario de su retórica anti-EE.UU. y evaluar su postura ante los miembros del Ejército estadounidense, a los que ha amenazado constantemente con expulsarles por estimar su presencia poco efectiva, es más les ha acusado de convertir a Filipinas en un objetivo potencial de conflicto.

“No diré que son nuestros salvadores, pero sí reconozco que son nuestros aliados y nos han ayudado. Incluso hoy han provisto de equipos esenciales a nuestros soldados desplegados en Marawi para combatir el terrorismo”, ha dicho el presidente filipino en referencia a la ciudad donde grupos terroristas con vínculos con EIIL (Daesh, en árabe), se refugian desde hace cuatro meses.

La guerra mediática de Duterte contra Washington comenzó en el mandato del expresidente estadounidense Barack Obama, quien cuestionó la campaña antinarcotráfico del filipino. No obstante, con la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca, los ataques del dirigente asiático a EE.UU. han disminuido.

No obstante, Duterte ha asegurado que nunca va a pisar el suelo estadounidense, algo que se evidenció durante la 72 Asamblea General de Naciones Unidas (AGNU) en Nueva York, ya que su ausencia fue notoria.

Una muestra de su acercamiento con EE.UU. se evidenció en agosto cuando recibió al secretario de Estado estadounidense, Rex Tillerson, refiriéndose a sí mismo como un “humilde amigo” de Estados Unidos.

Además, el secretario de Exteriores de Filipinas, Alan Peter Cayetano, prometió a su par estadounidense, en un encuentro mantenido el miércoles en Washington, aceptar una investigación externa de la controvertida “guerra contra las drogas” promovida por Duterte.

Hay quienes defienden que el cambio del discurso del presidente filipino responde a su intento por evitar las críticas por la guerra contra las drogas que ha declarado en el país que ya contabiliza miles de muertos.

Hispan TV

2 comentarios:

arturo dijo...

Era de esperar del bocazas Duterte, una palmadita del amo imperial y ya se aleja y le da la espalda a su vecino China. Además este tipo siempre tuvo admiración por el dictador Marcos&co.

Anónimo dijo...

LO que era de esperar son las amenazas del país mas terrorista del mundo ¿Alguien tiene duda de que a Duterte lo amenazaron con acabar con el y con toda su familia? O algo peor . Es sabido que el país mas terrorista del mundo tiene mucha experiencia en extorSION y en cambiar voluntades a su antojo .